HOTEL CALIFORNIA

Voy a contaros algo… Seguro que os llama la atención el nombre de la entrada, sí, quien lo haya pensado tiene toda la razón, es el nombre de la canción, esa canción de los eagles que dice tanto con tan poco, al menos para mí. Y es que cuando escucho esta canción yo no pienso en por qué y para qué fue escrita, la letra me lleva a pensar en otras circunstancias, en otros hoteles que visitamos y de los que cuesta mucho salir sin que algo se te quede dentro de ti. Y es que cada persona tiene su propio hotel, ese lugar dentro de ti que te tiene atrapado, del que intentas huir y que nunca puedes olvidar.
Habéis pensado alguna vez en la cantidad de “hoteles” que existen por el mundo, en los que hay en vuestra ciudad. Perdonad no os he explicado que significa la palabra “hotel” hoy, aquí, en esta entrada, cual es mi “hotel california”…
Estamos rodeados de personas que viven en hoteles , atrapados en hoteles de los que no pueden salir, algunas porque la sociedad en la que vivimos premia a los que ya están arriba o simplemente solo deja salir a aquellas personas que son capaces de olvidar ese “hotel” de vivir sin pensar en lo que quedó allí dentro, otras porque les da miedo salir de ese “hotel” donde de alguna forma siguen protegidos sin tener que enfrentarse a las miradas, los odios y los prejuicios de los que nos sentimos con derecho a etiquetar.
Sí, ya lo habréis adivinado, esos hoteles son para mí los barrios, ciudades, países… en los que viven aquellas personas que son capaces de vivir felices con muy poco, que siguen aguantando las consecuencias de un mundo dominado por la economía, las injusticias, los prejucios, el racismo, el odio…
No quiero que os lleveis una impresión equivocada, mi idea no es que os apene pensar en aquellos “hoteles” porque lo único que os quiero contar es una canción “hotel california”, os quiero contar como son, que te pasa cuando entras en el hotel…
Como en la canción el hotel queda lejos, nunca pensaste en pisarlo, está allí, en la oscuridad con una luz especial que solo ven quienes se acercan un poco y se atreven a entrar. Si das el paso, si comienzas a acercarte, sentirás algo especial, es una sensación que recorre tu cuerpo, que te dice que te acerques que andes un poco más pero, a la vez te dice que no debes seguir, que no sabes adonde vas, que te da miedo lo que te espera. El corazón, la curiosidad, te harán seguir, darás el paso y cuando entres… alguien te va a recibir con los brazos abiertos, dispuesta a que conozcas cada rincón, cada lugar de ese “hotel”. Verás que hay muchas formas de vivir, que estás descubriendo un mundo nuevo, que las cosas no se ven igual desde fuera o desde dentro.
Solo hay una cosa que te pasará por la cabeza en ese momento, esa frase de la canción… “esto podría ser el cielo o podría ser el infierno”, cuidado, de esta frase depende todo lo que vivirás dentro, porque si terminas pensando que nuestro “hotel” es al mismo tiempo una cosa y otra te convencerás que tienes que seguir allí, para vivir como en el cielo luchando por salir del infierno.
Y seguirás así, viendo un lugar encantador, si sabes donde mirar; encontrando rostros llenos de felicidad, a veces de dolor, otras veces de rabia, de picardía, de pillos; rostros de personas que han aprendido a vivir la vida en forma de lucha constante y que tienen que formar una coraza de odio para evitar que les pisen de nuevo… si consigues que alguna de esas personas se abra a ti (no es difícil de conseguir) vas a conocer la realidad del “hotel”.
Hay todo tipo de personas dentro del hotel, y tienes que intentar comprenderlas a todas. A veces allí dentro se ha reproducido la sociedad en la que vivimos y muchas personas han preferido huir a su manera, copiando las conductas de quienes están fuera. Pero, hay cosas diferentes, cosas que no cambian dentro del hotel, en el hotel las personas siguen comunicándose cara a cara, hay reuniones en las noches frías de invierno, reuniones a la luz de un fuego. En el hotel las niñas y niños siguen jugando en la calle y hacen travesuras, las travesuras que siempre hicieron los niños y niñas; en el hotel importa poco como te vistas y todas las personas que viven allí se conocen, al menos se saludan.
Nuestro hotel tiene un secreto, te atrapa, te absorbe y se queda contigo por mucho que te alejes. Tendrás que ser fuerte, porque a veces, como en nuestra canción, tendrás que bailar para olvidar, olvidar cada injusticia que sabes que no podrás cambiar, olvidar cada momento en el que deseaste no estar allí o al menos no sentirte impotente por lo que ves; otras veces tendrás que bailar para recordar cada minuto, cada segundo, cada sonrisa de esperanza, cada travesura incomprendida, cada momento inexplicable. Lo cierto es que cuando sales y te alejas, aún llevas el hotel dentro de ti y algunos días, cuando te sientes solo recuerdas tus momentos allí y piensas en aquellas personitas que te preocupan, te preguntas como están, de alguna forma terminamos siendo prisioneros del hotel, prisioneros de lo que allí hemos hecho y piensas en seguir adelante para de alguna forma, algún día, tener la formula para que todo el mundo quiera entrar en esos hoteles y comprender la realidad que allí se vive.
Pero, bueno yo no soy nadie para explicarlo, porque allí, en esos hoteles hay muchas personas trabajando, algunas llevan años, algunas tienen su vida dedicada al “hotel”. Hoy solo quería que lo supierais, dedicarle mi entrada a esas personas que merecen un reconocimiento del resto, aunque presiento que tienen el mayor reconocimiento que se puede tener, el de las personas del hotel. Hoy solo quería recordar mi breve paso por uno de estos hoteles y recordar que hay muchos “hoteles” que se levantan cada día con nuestras acciones y que debemos derrumbar con nuestras prácticas.
Visitad un día uno de estos hoteles, todos podéis entrar, nunca podréis salir. Yo estuve poco tiempo, mi hotel estaba cerca y era pequeño. Pero cada día quiero correr de nuevo, entrar en él, volver a vivir experiencias nuevas, todos los días busco un momento para pensar en un nuevo hotel que visitar… solo espero poder ir pronto.
Espero que mis entradas no os aburran demasiado, os dejo la canción con sus subtítulos (por cierto, los solos de guitarra también merecen la pena):
Anuncios

One response to “HOTEL CALIFORNIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: