Recuperando horizontes, construyendo caminos desde la representación estudiantil II: espacios de movilización, participación y representación

 

Los Consejos y Delegaciones de estudiantes abren un nuevo espacio de participación política dentro de la Universidad, estos organismos están compuestos íntegramente por estudiantes, siendo gestionados en su totalidad por quienes las integran y teniendo una autonomía de actuación total (al menos en teoría) del consejo de Gobierno y de otros órganos colegiados y unipersonales de la Universidad tal y como por ejemplo recogen los estatutos de la Universidad de Granada y el reglamento de la delegación General de Estudiantes de la UGR sobre este ultimo órgano.

 

El funcionamiento de las delegaciones y consejos de estudiantes varia en función de las competencias, organización y formas de financiación recogida por sus integrantes en el reglamento de funcionamiento de las mismas y reflejado en el caso de los consejos y delegaciones de universidad en los estatutos generales de la misma. Esta libertad de acción permite que podamos encontrar delegaciones o consejos de estudiantes que funcionen de forma muy distinta sin ser esto un condicionante a su fin ultimo, la defensa y lucha por los derechos de estudiantes.

 

La construcción de las formas de participación dentro de la universidad no queda, por otro lado, limitada por el reglamento y el funcionamiento de la delegación o consejo de estudiantes, aunque estos órganos si recogen la máxima representación dentro de la institución universitaria.

 

Si admitimos como valido el supuesto de que la participación dentro de la universidad no queda limitada a la orientación realizada desde el máximo órgano de representación, podemos afirmar que somos los y las estudiantes como personas libres y responsables de nuestra practica diaria quienes construimos las distintas formas de participación en la universidad y que estas pueden tener tantas formas y opciones como queramos darles.

 

La autonomía de los máximos órganos de representación con respecto a los órganos colegiados de la universidad posibilita, ademas, un trabajo conjunto entre las delegaciones y consejos de estudiantes y asociaciones, ONG’s y otros colectivos representativos de la sociedad, siempre y cuando estas colaboraciones no vayan en contra de los fines últimos recogidos en los reglamentos de dichos órganos y en los estatutos de las universidades a las que pertenecen.

 

Por otro lado, esta participación en la construcción de nuevos espacios de expresión y cambio en los modelos de aprendizaje, podría encontrar un apoyo en las acciones realizadas por quienes nos representan en los máximos órganos de representación y en los órganos colegiados de la Universidad, de forma que nuestras ideas, nuestros proyectos y nuestras actividades puedan obtener nuevos caminos de financiación, transmisión y reconocimiento en la institución.

 

según Navarrete Lorenzo, “los jovenes no se sienten ni autores ni actores de la historia de su tiempo, sienten que es imposible autoubicarse”. En contra de esta afirmación, yo si creo que nos sabemos actores y autores de nuestro tiempo, la diferencia estriba en que queremos decir cuando hablamos de participación y sobre todo en aquello que se legitima como participación dentro de la universidad.

 

La variabilidad de cada persona, así como la defensa de determinadas ideas y principios de actuación conduce a que hablar de participación estudiantil implique realizar un amplio recorrido por sus diversas representaciones o las distintas formas en que esta es entendida.

 

A modo de resumen, desde mi punto de vista, tres son las visiones que podemos encontrar en torno a la participación estudiantil y sobre todo a la motivación que desde las distintas opciones se puede dar para participar dentro de la universidad:

 

1. En primer lugar podemos encontrarnos con grupos de estudiantes que no participen de la representación estudiantil, simplemente por motivaciones ideológicas. Estos estudiantes sin embargo, generan distintos espacios de participación paralelos a la representación formal e incluso a las distintas delegaciones y consejos que además de seguir movilizando y fomentando la participación del sector estudiantil, aporta nuevas visiones y construcciones de los espacios públicos en la universidad, así como de la transmisión del conocimiento que se da en esta. En este sentido no están de acuerdo con la organización de dichos órganos y con la subordinación, que desde su punto de vista existe en ellos a los poderes organizativos del sistema universitario.

 

2. Una segunda forma de participación estaría marcada por aquellas personas que representan en distintos órganos colegiados a sus compañeras y compañeros, pero que, quizás por falta de conocimiento, de tiempo o simplemente por no encontrar los caminos adecuados no terminan de transmitir aquello que se trabaja en las distintas reuniones. Por otro lado desde la representación, podemos encontrarnos con personas que ademas están involucradas en otras formas de participación, principalmente con actividades organizadas por asociaciones o por los propios vicedecanatos; y otras personas que simplemente se interesan por representar y estar algo mas informadas de aquello que sucede en el ámbito de su facultad o su universidad.

 

3. Por ultimo podemos encontrarnos con personas que estén involucradas en la participación desde distintos ámbitos, ya sea desde el plano social, representativo, asociacional o en las delegaciones y consejos de estudiantes.

 

Como señala Rodríguez López (2003) existen grupos volcados no solo en la participación dentro de la universidad sino en el reconocimiento de dicha participación, algo que no deberíamos olvidar. En este sentido en su trabajo señala la labor de “Sapienza Pirata” un grupo que busca que “la Universidad reconozca como parte de los currícula los seminarios, lecturas o actividades que el movimiento estudiantil o los sectores mas dinámicos de las facultades sean capaces de crear. Estas experiencias pueden ser el embrión de formas nuevas de conocimiento, pero sobre todo mecanismos de autoorganización política con capacidad para modificar la propia institución y de generar formas de renta autónomas a los circuitos de explotación del trabajo cognitivo. ”

 

En cualquier caso la forma de participación en la que estemos dispuestos a involucrarnos dentro de nuestra universidad no debería de imposibilitar el contacto constante entre las distintas motivaciones, ya que el fin ultimo de todas se traduce en la consecución de la defensa de nuestros intereses como estudiantes y sobre todo en la mejora de la Universidad, del conocimiento que en ella se genera y de la función social que esta debería cumplir en nuestra sociedad.

 

“Los estudiantes deben participar en el gobierno universitario porque están en condiciones de hacerlo, y porque conocen y sufren mas que nadie los problemas universitarios. Esta participación debe darse tanto a través de los representantes estudiantiles en órganos de cogobierno, como de las organizaciones gremiales y centros de estudiantes” (Cuello Pagnone y Parisí).

 

La información como clave de la participación

 

En el estudio realizado recientemente por Cuello Pagnone y Parisí, Participación política estudiantil al interior de la Universidad: interés en política y conocimiento sobre la vida institucional. Se refleja la importancia de una información transparente y fluida en la consecución de una mayor participación por parte del sector estudiantil en la política universitaria, de este modo los autores señalan que:

 

“Sumado a la desinformación se registraron reclamos, de parte del estudiantado hacia la institución en general o hacia los representantes estudiantiles, en términos de demandas en cuanto a la cantidad, calidad y claridad información ”

 

Pero, por otro lado en dicho estudio se concluye que aquellas personas que de alguna forma participaban involucrándose en procesos de participación en la universidad registraban una mayor cantidad de información sobre las políticas universitarias llevadas a cabo y sobre el funcionamiento en general de la organización de la universidad (Cuello Pagnone y Parisí).

 

Las conclusiones de este estudio deberían hacernos reflexionar con respecto a la participación estudiantil, a cómo se lleva a cabo la transmisión de información y sobre todo al enriquecimiento de conocimiento que se adquiere al estar involucrados en labores de representación y participación.

 

Pero este apartado busca responder a algunas de las preguntas que con mayor frecuencia nos hacemos cuando decidimos colaborar o participar dentro de la universidad y de las actividades que se llevan a cabo en ella: ¿cómo participo? ¿qué puedo hacer?

 

Quizás en respuesta a esta pregunta nos bastaría con citar la famosa frase de Machado “caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Y es que como se ha intentado reflejar en el apartado anterior la participación depende mucho de nuestras propias motivaciones, de hasta qué punto estemos dispuestos a involucrarnos y por su puesto de hacia dónde nos encaminan nuestras ideas.

 

Lo cierto es que la revitalización del movimiento estudiantil en general y del movimiento estudiantil universitario en particular, pasa por saber crear cauces de participación que permitan entrar en contacto con la política universitaria y con la información que se genera dentro de los distintos órganos a la amplia diversidad de ideas, creencias y motivaciones que integran las universidades, preservando siempre los principios democráticos de no represión y no discriminación y el valor de las argumentación en la validez de ideas sobre las opiniones vacías y basadas en dogmatismos ideológicos.

 

Las formas de participación que se desprenden de la exposición realizada comprenden una amplia variedad de posibilidades:

 

– Representación en órganos colegiados de la universidad, facultad o departamentos.

– Representación en las distintas delegaciones y consejos de estudiantes.

– Participación en la elaboración de actividades organizadas por distintas organizaciones o asociaciones.

 

Propuesta y elaboración de actividades a realizar por los propios estudiantes.

– Participación en medios de difusión de información: periódicos, boletines, revistas, radio, televisión, redes sociales…

 

etc.

Un abanico tan amplio de posibilidades deja paso a generar las motivaciones suficientes como para que cada persona se sienta participe de un movimiento que pugna por recuperar la importancia y el reconocimiento que ha ido perdiendo en los últimos años y sobre todo el reconocimiento de una juventud que no esta muerta, ni es apática. Aunque quizás tenga falta de confianza en sus posibilidades y en sus ideas, tal y como resalta Navarrete Lorenzo:

 

“Para que el movimiento estudiantil volviera a tener la influencia social de los 60 tendria que cambiar la mentalidad de los universitarios, tendrían que tener mayor confianza en sus posibles acciones. Pero ahora, lo que reina en la mente del universitario es el desencanto, la desconfianza, el egoísmo y otros aspectos que hacen imposible que vuelva a ser el agente de cambio que fué”

Y os dejo la bibliografía para quién esté interesado en algo más sobre el tema:

Carrillo-Linares, Alberto. Movimiento estudiantil antifranquista, cultura política y transición política a la democracia. asado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 149-170 .

Cuello Pagnone, Marina y Parisí, Elio. Participación política estudiantil al interior de la universidad: interés en política y conocimiento sobre la vida institucional.

Decreto 1236/1971, de 14 de mayo, por el que se aprueban los estatutos provisionales de la Universidad de Granada. B.O.E. De 17 de junio de 1971, no 144, pags. 9775-8784. Descargado el 2 de enero de 2011 de http://www.boe.es/aeboe/consultas/bases_datos/doc.php?id=BOE-A-1971-753

Fouce, José G. El movimiento estudiantil español a lo largo del tiempo: la transición y los anos 90. Un análisis cualitativo. Nómadas 2007, nº7, enero-junio. Universidad Complutense de Madrid (Madrid).

González Calleja, Eduardo y Souto Kustrin, Sandra. De la dictadura a la república: orígenes y auge de los movimientos juveniles en España. HISPANIA. Revista Española de Historia, 2007, vol. LXVII, num. 225, enero-abril, pags. 73-102.

Ley de 29 de julio de 1943 Sobre Ordenación de la Universidad Española. BOE de 31 de julio de 1943, no 212, pags. 7406 a 7431 .consultada en http://www.filosofia.org/mfa/fae943a.htm el 28 de diciembre de 2010.

Navarrete Lorenzo, Montserrat. El cambio del movimiento estudiantil. De la revolución a la apatía. Acciones e investigaciones sociales , pags 75-88.

Real Decreto de 21 de mayo de 1919 consultado en http://personal.us.es/alporu/legislacion/plan_silio.htm el 29 de diciembre de 2010.

Rodríguez Lçopez, Emmanuel. La universidad y su critica. Movimiento estudiantil, reforma universitaria y mercado de trabajo (1975-2003). LOGOS. Anales del Seminario de Metafísica 2003, 36 49-63 .

Anuncios

3 responses to “Recuperando horizontes, construyendo caminos desde la representación estudiantil II: espacios de movilización, participación y representación

  • JuanMac

    Vaya tiempos aquellos… Ahora los echaré de menos =)

  • Carlos Serrano Hermo

    Hola David!

    Me ha gustado mucho tu artículo, se ve que tenías ganas de escribir.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que algunos jóvenes, si nos vemos partícipes de nuestra historia, yo por lo menos sí y estoy seguro que tú también.

    Por otro lado, quería darte las gracias por reconocer a ese primer grupo de estudiantes que sí que quieren participar en la política de la Universidad, pero creen que su actuación está fuera de las instituciones. Te doy las gracias, porque yo me siento en ese grupo, sé que lo sabes y además, porque aunque sea una postura equivocada, este grupo de estudiantes quieren luchar por un mundo diferente dentro de la Universidad.

    Nada más que comentar, sólo que sigas así, tienes mucho que contar.

    • mdaphe

      Gracias por el comentario. Y no te engañes, esa no es una postura equivocada, es una postura que requiere mucho compromiso para convertirse en motor de cambio, porque exige estar actualizado en todo lo que ocurre y no callar nunca para presionar a quienes más directamente a quienes toman decisiones sin mirar hacia quienes representan. Para mí es una postura valiente si se toma con el compromiso necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: