Sin final, para que podamos soñar que el mundo… puede cambiar

Quizás aún no se les tome en cuenta pero tal y como dice la letra de esta canción deberían tener miedo los que mandan de quienes hoy ya no tienen nada que temer en las aulas, en las calles, en los puestos de trabajo, en los movimientos sociales para desenmascarar las mentiras de su “decadente sociedad”.

Cuando comienzas a moverte más activamente en movimientos sociales y civiles para defender los derechos de aquellas personas que más necesitan en una sociedad como la que vivimos, aprendes muchas cosas, quizás la primera y más valiosa es, que no estás solo, que hay miles de personas que llevan mucho tiempo peleando, que están dispuestas a compartir y a sacrificar parte de su tiempo para hacer realidad el sueño de un cambio en nuestra sociedad.

Muchas de estas personas estuvieron anoche intentando evitar el desahucio de una vecina en el barrio del Albaicín de Granada, otras realizando una acción parecida en Salamanca, otras tantas estarían a esas horas tomando las calles de ciudades en el otro lado del mundo. Todas con un fin común: abir caminos alternativos para una sociedad más humana.

Sería iluso pensar que la utopía y las ilusiones no sufren altibajos, por eso letras como las de esta canción me ayudan a acordarme de esas personas que siguen adelante sin miedo, manteniendo a la esperanza paseando por las calles para que un día el mundo cambie.

Tenle miedo dicen a quien no le teme a Dios
y yo no le temo ni a que los demonios me acompañen,
solo por la calle sin castigo y sin perdón
agarrao a la esperanza de que un dia el mundo cambie.

Tenle miedo hablan de que un dia el mundo ya
de un triple mortal de los que da con tanta ira,
no calcule bien la pirueta salga mal
y se haga mil pedazos contra el suelo de su misma sociedad ..

No pido a la gente que me ampare porque se
que mi rebeldía a los cobardes les espanta,
mírame de frente paria soy yo, pero y que,
mas lacra y mas remiendo tienen dentro los que mandan.

Aunque hagan de mi un bandolero universal
y me dejen fuera de la gloria de occidente
todos saben bien que yo en el fondo no soy mas
el que desenmascara a su maldita y decadente sociedad.

Amor mio traigo para ti una vez mas,
una historia de la que nos gustan a los dos
pero diferente porque no tiene final
para que el final se lo pongamos tu y yo …
y podamos aun soñar que el mundo puede cambiar.

Por las calles de la tierra van los parias caminando
no terminara la guerra mientras sigamos luchando,
y luchando seguiremos hasta que la guerra acabe
con los parias en el reino de la puñetera calle …
la puñetera …. ¡¡ la calle ¡¡

(Juan Carlos Aragón Becerra)

Anuncios

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: