2013 será un nuevo año…

Termina un año más, un año que como todos los demás ha aportado nuevos cambios a la vida de muchas personas, cambios que para bien o para mal se encuentran ya en el camino, en el viaje que vamos construyendo a lo largo de nuestra vida.

Sin duda quienes creen en las tradiciones desearan y pedirán una gran cantidad de cosas para el año que entra.  Yo por mi parte podría desear que todo este mundo cambiara y que entre todas y todos consigamos crear sociedades mucho más solidarias e igualitarias. Pero, no. No voy a desear nada de eso, porque este año solo se me ocurre pedir que tengáís salud, mucha salud. De hecho sería feliz si todas y cada una de las personas que conozco y aquellas que no conozco pero luchan por causas justas tuvieran una salud desbordante el próximo año.

Y es que, nos va a hacer mucha falta tener nuestra salud intacta para soportar el año próximo, pero sobre todo para no dejar de pelear por aquello que creemos.

Si de alguna forma queremos que el próximo año todo esto encuentre una alternativa social, crítica y justa desde la que construir una nueva forma de entender el mundo y las relaciones que en él se establecen, vamos a necesitar un cerebro bien amueblado. Un cerebro capaz de hacer surgir nuevas ideas y de generar la apertura mental suficiente para comprender las motivaciones y necesidades de quienes menos tienen.

Necesitaremos un par de ojos que nos dejen ver con claridad, unos ojos que construyan esa nueva mirada necesaria para ver las cosas de forma distinta.

Nos hara falta que nariz y oídos estén bien atentos para discernir las palabras embaucadoras y los malos olores de una política que ha perdido su razón de ser, que se ha alejado de la ciudadanía para atender a intereses particulares y corporativos, y que huele a podrido aunque venga bien perfumada.

Tendremos que ejercitar bien nuestros brazos y piernas, tendremos que tener unos brazos fuertes para poder levantarlos bien alto siempre que sea neceaario parar una injusticia y necesitaremos dotarnos de unas piernas que eviten que nos dobleguemos en la primera cuesta. Unas piernas que nos sirvan para seguir caminando en una senda que cada día nos descubre un nuevo obstáculo a superar.

Vamos a necesitar que nuestros pulmones estén en plena forma porque necesitaremos abarcar la máxima cantidad de aire posible para que nuestro grito se oiga en todas partes.

Necesitaremos un estomago listo para aguantar lo que nos echen; un par de riñones, porque quizás por más de una cosa tengamos que pagar un riñón; unos dientes sanos y fuertes, listos para morder la mano que nunca nos dio de comer, porque siempre fuimos nosotras/os quienes nos ganamos el pan; y un gran corazón, un corazón que bombee sangre a todas las partes del cuerpo. Un corazón que ponga en marcha una máquina de compromiso y solidaridad imparable. Un corazón que comience a derribar muros y levantar puentes. Puentes que unan corazones, que nos acerquen cada vez más a cada persona que nos rodea, y las que quedan lejos.

Pero, no os engañéis. Nada de esto podremos conseguirlo solos, ninguno de estos serán deseos que alguien se dedicará a cumplir por nosotros. Tendremos que seguir trabajando nosotros mismos, tendremos que seguir estando al lado de nuestras doctoras y doctores, defendiendo un sistema de salud público, universal y de calidad. Necesitaremos apoyar las mareas, las que marchan en la lucha y las que llegarán. Tendremos que creer en nuestras maestras y maestros, sin dejar de lado la crítica necesaria a un sistema que necesita construir nuevas formas de aprendizaje, pero necesitaremos creer que hubo, hay y habrá un profesorado consciente de lo que las niñas y niños de este mundo necesitan. Profesionales críticos y transformativos como decía Giroux.

2013 será un nuevo año, un año para seguir caminando, un año para seguir construyendo nuestro propio cubo de rubik, un año para seguir uniendo conciencias y compromisos. Será tu año, el año de quienes no se rinden ni se rendirán jamás. El año de quienes sin caer en el optimismo idílico que nos separa del suelo y nos sitúa lejos de la realidad, siguen trabajando con la esperanza de una utopía realizable y con la certeza de realizar pequeños cambios que se sumen al cambio global. Al fin y al cabo “cambiar el mundo es tan dificil como posible” (Paulo Freire).

Feliz fin de año, feliz 2013. Que la salud os colme de luchas.

Anuncios

3 responses to “2013 será un nuevo año…

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: