Gracias Wert, gracias señoras y señores del PP (artículo publicado en la revista 87grados)

Yo sabía que no me fallarían. Dos años aguantando a todo tipo de personas despotricar de las competencias educativas del actual gobierno y de su ministro de educación. Dos años soportando que critiquen cada decisión que toman para mejorar la calidad y la solidez de la educación de la juventud de este país. Pero, ya sabía yo que no me fallarían.

Yo soy uno de esos que cree hasta el final en la responsabilidad política de mis gobernantes, soy de los que piensan que para mejorar la educación tenemos que seleccionar a los mejores (el “las” me sobra, porque somos NOSOTROS “LOS mejores”). ¿Cómo pretendemos competir con los países más punteros si aquí andamos complicándonos la vida con la igualdad? Un paso tras otro en la dirección correcta, sí señores, eso es lo que tenemos que agradecer a nuestro preciado Ministro de Educación y su gobierno. Un paso serio y decidido hacia la competitividad.

Un paso que nos aleje de una vez por toda de la solidaridad, esa lacra social que hace que pensemos en el resto de las personas que nos rodean y que busquemos objetivos comunes y colectivos; un paso que se dirija hacia el orden económico de la eficiencia, que acabe de una vez por toda con todo atisbo de compañerismo y ñoñería en la que nos han metido.

Hacía falta poner en marcha una iniciativa como “educación para la fiscalidad”. Y hacía falta porque en este país sobran la ciudadanía, el compromiso, la ética y los valores; y falta mucha educación fiscal. Hacía falta porque hay que enseñarles a nuestras niñas y niños lo que significan los impuestos fiscales, para qué sirven los tributos que pagan a su “Estado soberano”.

Hace falta que nuestras maestras y maestros sean conscientes de la importancia de esta asignatura y de lo que significa estar comprometida/o, o ser un simple pelele de los decretos de sus gobiernos.

Porque no es lo mismo enseñar qué es y qué significa tener una cuenta bancaria, que enseñar qué armas, guerras y opresiones se financian con ese dinero depositado en manos de nuestros bancos; porque no es lo mismo enseñar la obligación de tributar nuestros impuestos como buenas ciudadanas y ciudadanos, que enseñar que esos impuestos financian los caprichos de una Iglesia, UNA, en un Estado laico; porque no es lo mismo enseñar los servicios públicos que se financian con esos impuestos, que la forma en que nuestro dinero se desvanece costeando monarquías, guerras y rescates bancarios, mientras nos privatizan la sanidad, la educación y los demás servicios públicos; Y es que, al fin y al cabo, es mejor enseñar a nuestras niñas y niños que deben ser responsables con su dinero, a enseñarles la realidad y decirles que les roban sus gobiernos. Los gobiernos que abusando de la confianza de sus votantes usurpan al pueblo soberano, y utilizan unas urnas para hacerse dueños del destino de su gente. No amigas y amigos del profesorado, no es lo mismo aplicar un temario dado, que ejercer como docente y construir nuestro temario.

Por eso quiero darle mi más sincera enhorabuena a este gobierno. Les doy las gracias y la enhorabuena, porque con cada decisión consiguen alimentar mis ansias de insumisión educativa, porque por más que eliminen asignaturas se olvidan que la ciudadanía no se encierra en las aulas, en los libros, ni en las líneas de un decreto. La ciudadanía está en la calle, reconstruyéndose, rehaciéndose a sí misma, preparando el golpe de efecto a la políticas neoliberales de su gobierno.

Anuncios

2 responses to “Gracias Wert, gracias señoras y señores del PP (artículo publicado en la revista 87grados)

  • Juan

    Comparto la línea argumental del magnífico post pero, si se me permite la discrepancia, la última frase es hermosa pero poco realista. Es cierto que hay una parte de la ciudadanía que “está en la calle, reconstruyéndose, rehaciéndose a sí misma”. Ojalá, esa ciudadanía consciente y beligerante, fuera mayoritaria.

    • mdaphe

      Gracias por el comentario. Se permite y se agradece la discrepancia, motor de diálogo, de acuerdos y desacuerdos ;).

      Comparto, como dices, la ilusión de que esa ciudadanía que sale a la calle se multiplique por días, pero también entiendo que la reconstrucción de la propia ciudadanía está más allá de la calle y que parte de acciones colectivas e individuales que se alargan en el tiempo conformando grupos de trabajos basados en modelos de comunidad distinta a la que vivimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: