Reseña de RASGO de Carlos Serrano Hermo

Cuando en tus manos cae un libro como Rasgo se hace difícil parar de leer. Rasgo es la primera aventura de Carlos Serrano. Un libro donde el autor recoge en forma de verso sus vivencias e ilusiones; sus miedos y desengaños; sus luchas y desencantos.

Quizás debiera empezar por criticar aquello de lo que carece Rasgo. La obra carece del sopor que a veces impregnan los poetas a sus obras, en cambio, Carlos nos regala un ritmo continuado de versos, una evolución enmarcada en historias que se deslizan como en una montaña rusa. No es un libro compuesto de como diría Benedetti “mariposas y nubes y duendes y pescaditos” o más bien podríamos decir que Carlos nos declara en cada poesía su parcialidad, consciente y combatiente. Carece de un sin fin de páginas, pero no le hacen falta; y carece de una financiación y distribución adecuadas para un libro como el que tenemos entre manos pero, eso es lo de menos.

Portada del libro Rasgo de Carlos Serrano

Portada del libro Rasgo de Carlos Serrano

Apenas 40 páginas le sirven al autor para adentrarnos en el mundo del amor, de las mujeres, en lo más interno del ser humano y en la unión de esos sentimientos y emociones con la acción política. Es atrevido por mi parte decir que Rasgo tiene los ingredientes necesarios para convertirse en uno de esos libros que tanto aman quienes luchan en el terreno político con el fuego de los sentimientos. Pero, es que Rasgo es a Carlos lo que Hojas de Hierba a Whitmann o Viento del exilio a Benedetti.

Escrito en una época de convulsiones políticas y personales para el autor,tal y como refleja una introducción que, din duda, ha debido emocionar a amistades y conocidos (conmigo lo hizo), es una obra que define todo lo que es y por supuesto lo que no es el autor, una declaración de amor a la libertad y a la humanidad. Carlos sabe como pocos transformar las emociones y sentimentos en la necesaria racionalidad para el combate personal y político. Y lo hace en solo un puñado de páginas y 31 letras, ya se sabe “lo bueno, si es breve, dos veces bueno”.

En Rasgo se percibe la respuesta a aquella llamada de Miguel Hernández o a la Oda de Neruda. Se intuye la unión de la voz del pueblo con las letras del poeta. La primavera se hace presente en sus Aires de Mayo, la Esperanza de un mundo mejor, el recuerdo de quienes cayeron, el reencuentro personal consigo mismo tras la pérdida del Miedo. Carlos nos invita a saltar a una nueva realidad, a perder el miedo y caminar; Y nos deja una despedida que huele a nuevas letras que, sin duda, podremos leer algún día.

Se sabe cuando un libro es bueno porque no te deja separarte de sus páginas desde que comienzas a leer la primera palabra. Con este libro no solo he sufrido esa atracción, sino que he quedado con ganas de más. Mi más sincera enhorabuena al amigo y autor de esta obra.

Solo puedo decir que estáis tardando en adquirir una copia del libro, ya sea en papel o en formato digital que esperemos pronto tenga en su web http://mudosordoyciego.blogspot.com.es el autor.

Anuncios

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: