Tomar decisiones significa arriesgarse (diario de investigador)

“Si solo hablamos de estilo, de sueños  y de proyectos pero no salimos a buscarlos, nunca sabremos si es posible. No habrá nadie que nos diga: «Ahora, hoy, es el momento, y se tiene que hacer así», porque a donde vamos no ha ido nadie, y la única realidad es que tenemos que salir para descubrirlo por nosostros mismos”

(Killian Jornet)

No puedo evitar preguntarme si la tarea de diseñar y construir toda una investigación nos viene grande.

Sin duda hay un riesgo en cada decisión que tomamos en nuestra vida y en este caso, en el caso de las investigaciones sucede lo mismo. Tomar decisiones significa arriesgarse, y ese riesgo nos lleva inevitablemente a equivocarnos o acertar en diferentes ocasiones. Para mí, la clave está en aprender de lo experimentado y perder el miedo a poder equivocarnos.

Todo esto no quiere decir que tengamos que andar como locos tirándonos a las fauces del tiburón por si tenemos suerte y no termina de masticarnos. Significa que tenemos capacidad para preveer las distintas situaciones que nos pueden surgir después de cada decisión y que aún así a veces arriesgarse merece la pena.

Para mí la decisión que en su día tomamos de conformar un grupo de investigadoras e investigadores jóvenes que nos encargáramos de construir y diseñar una de los casos de investigación es una decisión arriesgada. Y aquí no hay que olvidar que arriesgarse también, a veces, tiene que ver con tomar posición y favorecer el crecimiento personal y grupal. Porque lo fácil, lo tradicional, quizás incluso lo oportuno, podría haber sido conformar un grupo equilibrado de investigación, con gente mucho más experimentada y gente más novel, de esa forma quizás el grupo y nosotras/os mismos no correríamos el riesgo de la incertidumbre, quedaríamos situados en una cómoda zona de confort y seguridad. Ni que decir tiene que esto además podría asegurar, en cierta medida,  unos resultados predecibles sobre el proceso y sobre la investigación, o al menos eso se podría pensar.

De ahí que tomar decisiones de este tipo no solo tenga que ver con asumir riesgos, sino que además propicia que quienes generalmente no tendrían que asumir responsabilidades las tomen. Habrá quien me pueda decir que esto genera cierto extrés y no puedo negarlo, porque todo lo que implica responsabilizarse de un proceso de crecimiento personal y grupal nos produce cierta ansiedad, pero para mí la clave está en manejar esa ansiedad perdiendo el miedo a equivocarnos y asumiéndolo como parte del proceso de aprendizaje inherente a toda investigación y a toda practica educativa.

Puede que os preguntéis donde nos encontramos ahora. Personalmente después de nuestra primera reunión me encuentro inundado por un sin fin de preguntas sobre nuestro papel en el proyecto “ecologías del aprendizaje en contextos múltiples”, sobre nuestra capacidad para hacer frente a este reto y sobre las posibilidades que nos brinda esta oportunidad.

Hace unos días (16 de diciembre) nos reuníamos las 5 personas que componemos este grupo de trabajo para comenzar a diseñar cómo íbamos a construir esta investigación. Lo primero que hace que el proceso se distinga de otros es el lugar donde realizamos esta reunión. Huímos de la institución universitaria, buscamos otro lugar donde sentirnos relajados, donde el ambiente nos invitara a quitar seriedad sin olvidar la importancia y responsabilidad de lo que hacemos, pero tomando conciencia de que investigar también es encontrarnos a nosotras/os mismos más allá de las paredes y los muros de las instituciones educativas, al fin y al cabo el proyecto general desde el que parte la investigación está centrado en la educación expandida y los aprendizajes invisibles así que ¿por qué no expandir los muros que constriñen la investigación?

Dudas, preguntas, ideas, sentimientos, propuestas… me encuentro a gusto compartiendo este rato. Cárceles, género, ciudadanía, educación social, pedagogía crítica, estudios de paz, intervención social, nuevas tecnologías, diversidad, juventud… La heterogeneidad de los temas en los que cada miembro del grupo ha ido adquiriendo experiencia solo me hace pensar que nada malo puede surgir de este proyecto. Somos noveles, pero con caminos y experiencias muy distintas algo que solo puede enriquecer la investigación.

Las primeras propuestas no se centran en la investigación, sino en el proceso de cosntrucción de la misma, y ahí si queremos hacer algo distinto tenemos que comenzar a seleccionar los beneficios que nos puede aportar un uso crítico y consciente de las nuevas tecnologías y las aplicaciones de internet.

Hablamos de Trello para construir los distintos apartados de la investigación; proponemos google docs para construir el diseño de forma conjunta y añadir críticas a la redacción; queremos conocernos para trabajar mejor, y ahí surge la idea de estos diarios de investigadores públicos para el universo web en general o privados, pero en cualquier caso compartidos entre nosotras/os. Vamos sin prisas pero a cada paso fijando bien el pie antes de lanzar hacia delante la pierna contraria. Fijamos un calendario, pero somos conscientes de la necesidad de ser flexibles con nuestros tiempos y de respetar nuestros espacios de descanso. Y sobre todo una idea a sobrevolado todo el proceso, queremos que esto que hacemos sea útil para todas las personas que estarán de alguna u otra forma inmersas en el proceso de investigación, por eso las preguntas éticas retumban una y otra vez sobre el papel.

Solo ha sido la primera reunión y ya me siento totalmente inmerso en la investigación.

Retomando estos pensamientos después de unos días tras la reunión, reflexiono sobre nuestro uso de esas aplicaciones tecnológicas que ayudan a construir más colectivamente los pensamientos e ideas. Pienso que como grupo nos queda mucho por descubrir para sacar el máximo rendimiento a las posibilidades que nos dan esas herramientas y que aún no hemos explotado como grupo todo el abanico que nos abren, pero los pasos que damos en la comunicación horizontal sobre el proyecto nos dirigen a construir procesos de investigación más colectivos y colaborativos. Quizás el uso continuado que hago de ellas en distintas actividades o colectivos me lleva a proponerlas sin pensar que no es tan fácil habituarse a su uso por parte de todo el mundo. En cualquier caso la predisposición del grupo a participar de ellas, conocerlas y adentrarse en su uso es infinitamente mayor que en otras ocasiones donde he propuesto aprovechar el potencial que nos pueden ofrecer en algunas tareas, lo que vuelve a transmitir esa sensación de riesgo que parece estamos dispuesto asumir como parte de nuestro proceso investigador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: