SEDA (Alessandro Baricco)

Seda (Alessandro Baricco)

Quizás por el momento en el que leí por primera vez este libro o quizás por la facilidad con la que Baricco nos introduce en la historia, Seda se me quedó grabada en la cabeza y sin duda significó el comienzo de una nueva andadura en mi vida marcada por la lectura, casi compulsiva.

 La primera vez que leí Seda tenía apenas 14 o 15 años. No hay por qué ocultar que Seda cayó en mis manos casi por azar. Entre todos los libros ofrecidos por mi profesora de lengua y literatura de BUP (en algún post hablaré del enorme significado que supuso en mi vida cruzarme con esta profesora) Seda era el que menos páginas tenía. Y es que Alessandro Baricco tiene una fascinante habilidad para condensar complejas y significativas historias en pequeñas y sencillas novelas.

Seda ofrece a las lectoras y lectores una lectura fácil a la vez que provoca la intriga constante sobre el final de la historia. Podría entenderse como una simple historia de amor pero, para mí, Seda es mucho más que eso. Un viaje que atraviesa culturas, un acercamiento al comportamiento y la psicología humana, a las propias aspiraciones y una llamada de atención para no olvidar aquello qe tenemos.

 “Hervé Joncour compraba y vendía gusanos de seda…” “…Era por lo demás, uno de esos hombres que prefieren asistir a su propia vida y consideran improcedente cualquier aspiración a vivirla.”

Pero si he de ser sincero Seda contiene en su historia algo que, sin lugar a dudas, fue lo que me hace recomendarla una y otra vez a toda persona que me pregunta por un libro para comenzar a leer. Seda contenía a mis 14 o 15 años una carta que te transportaba al momento que describía, haciendo que tu cuerpo sintiese cada frase, cada instante.

no abras los ojos si te es posible, y acaríciate, son tan hermosas tus manos, he soñado con ellas tantas veces, ahora las quiero ver, me gusta verlas sobre tu piel, así, te lo ruego, continúa, no abras los ojos, yo estoy aquí, nadie nos puede ver…”

Sin duda Baricco es foco directo de muchas críticas en su escritura o en la simpleza de sus libros, pero es imposible negarle que, al menos en Seda (personalmente en sus otros libros considero que también) logra enganchar a sus lectoras y lectores para transportarles a otra época con las mismas inquietudes, dudas y miedos sobre el amor que pueden tenerse en la época actual.


Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: