Archivo de la etiqueta: reivindicaciones

En 2014… No dejéis de soñar

“Cerremos estos ojos para entrar al misterio

el que acude con gozos y desdichas

así / en esta noche provocada

crearemos por fin nuestras propias estrellas

y nuestra hermosa colección de sueños.

El pobre mundo seguirá rodando

lejos de nuestros párpados caídos

habrá hurtos abusos fechorías

o sea el espantoso ritmo de las cosas

allá en la calle seguirán los mismos

escaparates de las tentaciones

ah pero nuestros ojos tapados piensan sienten

lo que no pensaron ni sintieron antes”

(Fragmento de cerrar los ojos de Mario Benedetti)

Hoy mentiría si dijese que 2013 fue un año fácil. Más bien fue un año en el que sortear obstáculos, para mantener el rumbo. Un año donde a la mayoría nos tocó aguantar las velas del barco para que los vientos y mareas no nos hicieran zozobrar. Ya sabía yo que este año que termina no iba a ser muy fácil para nadie y por eso deseaba antes de entrar en él que la salud inundase cada rincón de nuestro cuerpo para mantenernos con fuerza en la lucha.

Los 365 días del año dan para muchas penas sí. Pero, también dan para muchas alegrías, muchos encuentros, re-encuentros, proyectos, logros y, sobre todo, sueños. 2013 me dio nuevas caras para mi cubo, y me hizo aprender mucho de cada persona que encontré en el camino.

Este año he tenido la enorme suerte de enfrentarme a nuevos retos en mi ámbito profesional junto a la gente de PIDES, pero también he enfrentado retos en mi vida personal; he conocido a personas maravillosas que han conseguido situarme aún más en la peor de las realidades, personas que me han ayudado a derrumbar prejuicios, sí, esos prejuicios que nadie tiene pero que afloran recordándote que eres producto de una sociedad construida en el odio, la envidia y rechazo a lo diferente, a lo políticamente incorrecto o a lo socialmente marcado como “fuera de la norma”.

En 2013 aprendí que YO, TAMBIÉN ESTOY CONTRA EL ESTIGMA, y os animo a estarlo sin prejuicios ni dudas. El año que termina, el año que pasó, me enseñó que hay personas a las que se puede echar mucho de menos, que hay amigas que siempre están ahí, y que la distancia no es desencadenante de la lejanía.

Pero, si 2013 fue el año para mantener el rumbo, para 2014 yo solo os voy a pedir una cosa, que NO DEJÉIS DE SOÑAR. Os voy a pedir que no detengáis vuestros sueños ante nada, que seáis constantes, que sepáis que nada sucede por casualidad y que aquello que tarda en llegar lo hace con un extra de felicidad. Al fin y al cabo ¿qué es la felicidad si no la llegada de algo deseado y perseguido por mucho tiempo y entre muchas dificultades?

Así que, para este año que entra no hay más deseo que seguir soñando, porque en los sueños se forjan los cambios que todas y todos buscamos; porque mientras soñamos persistimos conscientes en la lucha de aquello que anhelamos; porque los sueños son reparadores de conciencias pero también constructores de grandes ideas.

En 2014 no solo seguiremos insistiendo, como ya decía algún otro año, en que todo cambia, sino que continuaremos nuestro viaje, “más lejos, siempre más lejos del presente que ahora nos encadena”* sin detenernos, sin ceder a la tormenta. Podrán seguir asfixiandonos nuestros gobiernos, podremos seguir padeciendo nuestras penas, pero allá en nuestros sueños seguiremos acercando un futuro distinto.

* Fragmento de la canción “viaje a Itaca” de Lluis Llach.

sueños colectivos

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: