Archivo de la etiqueta: relato

Desnudando a LA BESTIA

Tú nunca soñaste con caer en las entrañas de LA BESTIA. Esa bestia que embiste, agarra y devora todo lo que queda cerca de su campo de visión, una visión que llega muy lejos. Casi no queda espacio en nuestro planeta que no se vea arrastrado a las fauces de LA BESTIA.

LA BESTIA creció por necesidad, nuestra necesidad. Se presentó como solución a los problemas de una humanidad perdida en sus ideas o carente de ellas. No hay pobreza que la pobreza no se trague, ni diferencias con las que LA BESTIA acabe, casi siempre, como acaba con todo lo que toca, devorándolas. LA BESTIA te da todo aquello que poco a poco te irá quitando, cada día de tu preciado tiempo. LA BESTIA se alimenta de tu tiempo, igual que consume el tiempo de todo lo que engulle.

La bestia

Por necesidad, tú acudes a LA BESTIA. Una bestia vestida con traje de cordero, pero que no esconde sus negras garras, ni sus afilados dientes. Garras, que se retiran por un instante, para ofrecerte el CONTRATO de tu felicidad. Desde ese momento, te toca pagar con tu vida todo aquello que LA BESTIA, en sus múltiples formas, te ha ofrecido para uso y disfrute de tu feliz camino hacia tu muerte cerebral.

LA BESTIA debora mujeres y hombres, casi con la misma facilidad con la que tu estiras la mano y quitás el capuchón al bolígrafo, para trazar ese pequeño garabato al final de TU CONTRATO. LA BESTIA crece y se alimenta de lo que ya nos vendió con anterioridad. LA BESTIA no entiende de ética, pero sí de estética. LA BESTIA no sabe de amor, pero si le hace falta, lo compra. LA BESTIA, te vende salud mientras te quita la vida. LA BESTIA camina deprisa, con la misma rapidez con la que consume tu tiempo. LA BESTIA no tiene amigos, pero para ti, los fabrica. LA BESTIA no tiene familia por eso no espera a nadie. LA BESTIA no muere nunca, por eso a todos nos mata lentamente mientras esperamos alcanzar las promesas que ella nos ha ofrecido.

¿Quién es nuestra BESTIA?

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: