Archivo de la etiqueta: sonreir

Para 2017… vamos a llenarlo todo de sonrisas

“Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
                  y también de la alegría”

(Defensa de la alegría, Mario Benedetti)

De nuevo sentado delante del ordenador para escribir esta entrada saludando al año que entra. Quizás este año tengamos que buscar las fuerzas, en cualquier sitio de donde podamos sacarlas, para comenzar a sonreir. Estoy seguro de que miles de personas pedirán salud para el próximo año, esa salud que, ya en algún año pasado desee que todas y todos tuviésemos para afrontar lo que día a día se nos viene encima, pero esta vez, a riesgo de polemizar, me gustaría que todas y todos lucháramos por sonreir al 2017.

Deseo que sonriámos para sentirnos más cerca de quienes nos rodean. Sonreir, para saber que no estamos sol@s, que hay una multitud de risas que se contagian a partir de la primera carcajada. Sonreir, para resistir el tiempo necesario el recorte de los derechos sociales y laborales conquistados pero, sonreir, también para que quienes están arriba sientan el miedo de millones de sonrisas que caminan juntas para recuperarlos.

Sonreir, para auyentar el miedo de caminar solas en una cultura patriarcal que sigue oprimiendo la libertad de las mujeres, porque son muchas las sonrisas que comienzan a oirse en la noche a pesar de que no cesen los pasos que acechan desde la oscuridad. Sonreir, para poder llorar sin miedo a ser señalad@s por ello pero, también para poder guardar tus lagrimas cuando te lo pida el cuerpo. Sonreir, frente a los test y los exámenes, que estandarizan los aprendizajes, porque nunca entenderán esas otras historias que suceden, ajenas a la doctrina de lo cuantificable. Sonreir, porque nuestra risa también pone nervios@s a quienes quieren vernos a tod@s cortad@s por el mismo patrón.

La risa es contagiosa, deshinibidora, es complice e inesperada, inoportuna y ajena, provocadora y relajante, amistosa y sincera. Una sonrisa es el comienzo de una relación y el final de una dulce despedida. Por eso en 2017 vamos a llenar de sonrisas el mundo que nos rodea, despertando los sueños colectivos que nos permitan seguir construyendo los anhelos de esos otros mundos posibles.

¡¡¡¡Feliz fin de año y sonriente 2017!!!!


A %d blogueros les gusta esto: