Archivo de la etiqueta: trenes

Deshacer los caminos

Esta entrada llega tarde, para variar, en concreto, llega un mes tarde al reto #blimagen2017 lanzado por @xarxatic en su blog. El reto es sencillo, una imagen y sobre esa imagen, nuestro pensamiento y nuestras reflexiones.

Digamos que ver esa imagen me ha trasladado a múltiples momentos de mi desarrollo personal y profesional. Sentirme allí, de pie, frente a una gran explanada y un camino que se abre hasta perderse en el horizonte, mientras dos trenes aguardan a que alguien, quizás yo mismo vuelva a subir hacia algún otro lugar en el que crecer profesionalmente y nutrirme de lo que otras personas puedan enseñarme.

Siempre he pensado que cualquier camino es una invitación a adentrarnos más allá del lugar en el que nos encontramos en este momento. Caminar, como verbo, implica una acción, la simple acción de situar un pie delante de otro para desplazarnos hacia cualquier otro punto del mapa que se nos abre ante nuestra vida.

De conversaciones con amistades, compañeras y compañeros o familiares me queda la sensación de que, cada vez que pensamos en un camino lo miramos a lo lejos, delante de nosotros. Algunas corrientes de la psicología y la educación de estos tiempos que corren, como todas aquellas centradas en el tan alabado coaching no dejan de trasladarnos aquellos mantras sobre “escoger tu camino”, “comenzar tu camino”, “visualizar tu camino”… Y de tanto utilizarse se ha vuelto empalagosa la famosa frase del gran poeta Machado: “se hace camino al andar”.

Pero, poco o nada se encuentra sobre la acción de deshacer el camino andado, volver atrás, caminar de espaldas o simplemente sobre la diversidad de caminos a seguir, según situamos nuestra mirada. Porque la vida nos la venden (y cada día la compramos más inconscientemente), como aquel tren al que debemos subirnos para no perder la oportunidad. Pero, nunca nos cuentan que los trenes pasan varias veces y con múltiples destinos, nadie nos habla de los cruces de caminos y de la importancia de sentarnos a disfrutar del encuentro con otras y otros caminantes.

Bueno, digamos que Freire sí que nos advirtió que a veces es bueno esperar, sentarnos y esperar “para descansar de lo mucho que haré mientras te espero”. Y en esta sociedad en la que cada día buscamos más la satisfacción instantánea de nuestras acciones, practicar el noble acto de esperar y ser paciente para con nosotros mismos y quienes nos rodean, no deja de ser también un pequeño acto de rebeldía, digamos que poner en marcha la estrategia de frenar la dictadura de la velocidad es una forma de desobediencia que nos debemos a nosotr@s y a la sociedad que construimos. Dormir para resistir que diría Marina Garcés.

Pero, si caminar implica acción, también podemos decidir con quién o quienes queremos ir compartiendo cada paso que damos, olvidarnos de todos aquellos discursos que nos invitan cada día más a andar en solitario, a caminar nuestro camino, a fijar nuestras metas, obviando la importancia de caminar con otras personas para no encontrarnos solas o solos, cuando lleguemos al ansiado final, si es que existe final para nuestros caminos…

De momento, pienso seguir buscando la multitud de posibilidades que nos presenta la vida, sin negarme a volver atrás para reconocer errores, pedir perdón, mirar alrededor antes de seguir solo hacia delante y sobre todo, invitar a otras personas a acompañarme al menos en un trecho de este largo y apasionante a ninguna parte.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: