Amordazad@s

Quizás mañana todo esto sea el desenlace de una triste pesadilla. Pensaba Carlos mientras observaba los azules ojos de la pequeña que sostenía entre sus brazos.

Abajo le esperaba el final de lo que un día fueron sus sueños. La ruptura con sus recuerdos, el miedo a lo que podía venir después.

Miriam agarraba fuerte la mano de su pareja, sabía que hoy no podría volver a gritar junto a sus amigas y amigos ¡Sí se puede!. Les habían amordazado la boca.

La pequeña, ya en el suelo, alzaba la cabeza mirando a su padre mientras preguntaba: Papá, ¿qué pasa?


Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: