Archivo de la categoría: pensamientos

El himno de mi patria

Para que no quepa duda de lo que se celebra un día como hoy, no nada mejor que recoger las letras de alguna de las mejores plumas del carnaval. Habrá quien ponga sesudas reflexiones de magníficos libros, poemas, novelas… Yo uso pasodobles de carnaval, porque llegan al pueblo y a su corazón.

1º-. “El himno de mi patria” (Comparsa “Los cobardes”, año 2016. Autor: Antonio Martínez Ares). Para que recordemos a quienes damos alas cuando himnos y banderas son utilizadas para ensalzar los sentimientos más rancios de un país, ocultando las miserias de toda la ciudadanía.

“El himno de mi patria nunca tendrá letra
y nos separará ahora y eternamente.
Es solo un chunda chunda que enciende la mecha
entre todos los países de este país.
El himno es una mano con camisa nueva,
es una mano obrera y progresista;
la misma mano que a manos llenas
crudo se lo lleva en maletines a Suiza.
Es un norte sin fe y todo un sur de canciones.
Es la vieja alianza entre iglesia y estado.
Es el euro, el invento pa hacernos más pobres.
Es la fiesta de un pueblo que goza matando.
Mi patria tiene un himno que abuchea la gente
porque la vieja guerra en la cunetas sigue presente.
El himno suena a himno muerto
y cuatro millones de desempleados velando su cuerpo.
Suena a colegios sin comedores,
a una infanta, tralarí y jueces sin cojones.
Suena a trompeta de legionario,
a furbo y tonadilla, a fiesta nacional,
a América sangrando por nuestra hispanidad.
El himno de mi patria es una patraña…
El verdadero himno, nuestro himno, mi himno,
el de todos, es el himno… himno muy lejos de España.”

 

2º-. “Cuando un Bohemio dice Patria” (Comparsa “Las noches de Bohemia”, año 2010. Autor: Juan Carlos Aragón). Para dejar claro cual es mi patria y a que me refiero cuando hablo de ella, mi patria es mi barrio, mi pueblo, mis amigos, mi patria no existe, porque mi patria nunca tendrá fronteras ni banderas.

Cuando un bohemio dice patria es ninguna y es cualquiera.
La vida me fue enseñando que la patria solo es
una raya en el mundo que llaman frontera,
que le pintan escudos y le clavan banderas
y que luego su gente se mata con la que está en frente
yo no sé por qué.
Tampoco entenderé jamás
como se escoge la profesión suicida
de servir a la patria dando la vida
si vida solo hay una y hay que tratarla de otra manera.
Yo solo entiendo por Patria la tierra que un día te viera nacer,
donde pisaras de niño sus calles y sus playas
Yo soy de Cádiz y a Cádiz dentro de mi alma siempre llevaré
y a Cádiz le cantaré donde quiera que vaya.
Pero no me pidan que mate ni que abra combate por la tierra mía,
que una Patria no vale una guerra
y antes que la tierra vale mas la mía.
Dudo mucho que el mejor amante
sea el que más cante “yo por ti me muero”
que es mas bonito un guiño
cuando el cariño es verdadero,
y el cariño lo he dado como gaditano y como hombre,
llevando su nombre,
llevando su nombre por el mundo entero.

 

3º.- “Con todo mi cariño” (Comparsa “Araka la Kana”, año 2007. Autor: Juan Carlos Aragón). Esta para recordar a todas esas personas que se llaman “patriotas” y se dan golpes en el pecho levantando la cabeza, que un día como hoy tenemos mucho por lo que pedir perdón y muy poco que celebrar.

Con todo mi cariño vaya el pasodoble
a la poca verguenza de algunos de ustedes.
Me parece mentira que los españoles
presuman de sus colonizadores
y de sus víctimas nunca se acuerden.
Con todo mi cariño y toda mi tristeza
a esa poca verguenza quiero recordar,
que cuando a America del sur
llegó Colón con una cruz
y con la espada en que se convirtió,
nos dejo su tan católico legado,
cuatro siglos explotados.
Nos trataron como esclavos
mientras nos cambiaban la lengua.
Nos violaban, nos asesinaban y
cuando volvian se traian el oro y la plata
o ya no se acuerdan.
Y me parece mentira que despues
de tanta y tanta explotación
cuando llega un sudaca
mendigando plata diga un español:
“peste de los inmigrantes,
sudacas tunantes, gentuza asquerosa,
indio largate de aqui
que este nos es tu pais y ya España rebosa”.
Todos los que hablan así,
luego piden pá sus hijos una educación religiosa.
No se te olvide nunca españolito racista maldito
que si a tu país llegan de Sudamerica
cientos de miles pobres inmigrantes
es solamente pá buscar
el medio de sobrevivir
y tus abuelos, ay!, lo hicieron antes.

 

¿Cuál es tu patria?

Anuncios

Libres y acompañados

“Libres y acompañados tendríamos que vivir. Aprender es darnos este espacio en el que ser acogidos y reforzados en nuestras necesidades. Poder entrar y salir, con el afecto de los anónimos, con los ojos y las manos llenas de las creaciones de los otros, de los dolores de quienes no conocemos, de la alegría que desborda los pasillos, los dibujos, las esculturas, las palabras, las imágenes y los colores de un mundo y de un tiempo que no hemos escogido y que por eso mismo debemos vivir a todas”

(M. Garcés, “Fuera de clase”)

Siento que me fuí.

Sin despedirme, sin un adiós, sin saberlo, sin esperarlo…

Siento, que dejé los muros y los tiempos.

 

Continúo… con la sensación de haber dejado atrás muchas cosas

desde hace mucho tiempo.

Esa enorme sensación… de tener proyectos por terminar,

y otros tantos por empezar.

 

Pienso…

que a cada persona que encontré tras los muros,

le robe un pedazo…

 

de amor.

 

Fuí un ladrón de pensamientos… y quiero pensar

que me atreví a ser un asesino de opresiones.

 

Abrísteis vuestras puertas

para dejarme cerrarlas…

sin poder dejar de mirar hacia atrás.

 

Libre de movimientos. Esos movimientos que aprisionan cada pared, cada muro que levantó la sociedad a nuestro alrededor. En cada una/o de vosotras/os, descubrí el placer de construir, de compartir, de hacer crecer espacios de escucha y diálogo.

Pasan los días, pasan los meses… pasará el tiempo y seguiré preguntando si lo más duro fue salir o entrar. Entrar en otros mundos, abrir mis propios miedos, cerrar los prejuicios, romper los candados que nos amarran en estos tiempos de soledad.

Este mundo pone en juego constante nuestra libertad, nuestras posibilidades de poder salir y entrar.

Entrar en relaciones sin contar con el miedo de no saber como poder salir. Visitar mundos que no son nuestros sin sentirnos extrañ@s entre tantas miradas. Abocad@s a elegir. Quedarnos o irnos para para no volver. Un mundo construido en la constante dicotomía dentro/fuera con la que fijamos una realidad que nos aleja de posibilidades de encontrarnos durante un tiempo para continuar el viaje, con la esperanza de volver a vernos.

Dejar la puerta abierta, es mucho más que dar libertad a quienes nos conocen para escoger libremente. Dejar la puerta abierta, es saber que tienes un compromiso con la felicidad de quienes te rodean, que puedes compartir momentos, aprendizajes, risas y llantos. Significa saberte cerca, aunque no compartas tiempo y espacio.

Romper con los muros es mucho más que entrar a martillazo limpio, derribando cada piedra constuida. Derribar barreras, es poder dudar de lo aprendido, abrirse a nuevas posibilidades, experimentar nuevas sensaciones, dejando brotar la semilla de nuestras emociones.

Quizás el mayor reto que nos podemos plantear en nuestras sociedades sea, como explica más arriba M. Garcés, ser capaces de crear esos espacios abiertos al compromiso y la confianza, esos espacios en los que sin perder nuestra propia libertad para seguir creciendo, mantenemos el compromiso colectivo de cuidar(nos) y encontrarnos permaneciendo con las puertas abiertas para acoger y acoger(nos) entre quienes se acercan a compartir.

 


Deshacer los caminos

Esta entrada llega tarde, para variar, en concreto, llega un mes tarde al reto #blimagen2017 lanzado por @xarxatic en su blog. El reto es sencillo, una imagen y sobre esa imagen, nuestro pensamiento y nuestras reflexiones.

Digamos que ver esa imagen me ha trasladado a múltiples momentos de mi desarrollo personal y profesional. Sentirme allí, de pie, frente a una gran explanada y un camino que se abre hasta perderse en el horizonte, mientras dos trenes aguardan a que alguien, quizás yo mismo vuelva a subir hacia algún otro lugar en el que crecer profesionalmente y nutrirme de lo que otras personas puedan enseñarme.

Siempre he pensado que cualquier camino es una invitación a adentrarnos más allá del lugar en el que nos encontramos en este momento. Caminar, como verbo, implica una acción, la simple acción de situar un pie delante de otro para desplazarnos hacia cualquier otro punto del mapa que se nos abre ante nuestra vida.

De conversaciones con amistades, compañeras y compañeros o familiares me queda la sensación de que, cada vez que pensamos en un camino lo miramos a lo lejos, delante de nosotros. Algunas corrientes de la psicología y la educación de estos tiempos que corren, como todas aquellas centradas en el tan alabado coaching no dejan de trasladarnos aquellos mantras sobre “escoger tu camino”, “comenzar tu camino”, “visualizar tu camino”… Y de tanto utilizarse se ha vuelto empalagosa la famosa frase del gran poeta Machado: “se hace camino al andar”.

Pero, poco o nada se encuentra sobre la acción de deshacer el camino andado, volver atrás, caminar de espaldas o simplemente sobre la diversidad de caminos a seguir, según situamos nuestra mirada. Porque la vida nos la venden (y cada día la compramos más inconscientemente), como aquel tren al que debemos subirnos para no perder la oportunidad. Pero, nunca nos cuentan que los trenes pasan varias veces y con múltiples destinos, nadie nos habla de los cruces de caminos y de la importancia de sentarnos a disfrutar del encuentro con otras y otros caminantes.

Bueno, digamos que Freire sí que nos advirtió que a veces es bueno esperar, sentarnos y esperar “para descansar de lo mucho que haré mientras te espero”. Y en esta sociedad en la que cada día buscamos más la satisfacción instantánea de nuestras acciones, practicar el noble acto de esperar y ser paciente para con nosotros mismos y quienes nos rodean, no deja de ser también un pequeño acto de rebeldía, digamos que poner en marcha la estrategia de frenar la dictadura de la velocidad es una forma de desobediencia que nos debemos a nosotr@s y a la sociedad que construimos. Dormir para resistir que diría Marina Garcés.

Pero, si caminar implica acción, también podemos decidir con quién o quienes queremos ir compartiendo cada paso que damos, olvidarnos de todos aquellos discursos que nos invitan cada día más a andar en solitario, a caminar nuestro camino, a fijar nuestras metas, obviando la importancia de caminar con otras personas para no encontrarnos solas o solos, cuando lleguemos al ansiado final, si es que existe final para nuestros caminos…

De momento, pienso seguir buscando la multitud de posibilidades que nos presenta la vida, sin negarme a volver atrás para reconocer errores, pedir perdón, mirar alrededor antes de seguir solo hacia delante y sobre todo, invitar a otras personas a acompañarme al menos en un trecho de este largo y apasionante a ninguna parte.


Desnudando a LA BESTIA

Tú nunca soñaste con caer en las entrañas de LA BESTIA. Esa bestia que embiste, agarra y devora todo lo que queda cerca de su campo de visión, una visión que llega muy lejos. Casi no queda espacio en nuestro planeta que no se vea arrastrado a las fauces de LA BESTIA.

LA BESTIA creció por necesidad, nuestra necesidad. Se presentó como solución a los problemas de una humanidad perdida en sus ideas o carente de ellas. No hay pobreza que la pobreza no se trague, ni diferencias con las que LA BESTIA acabe, casi siempre, como acaba con todo lo que toca, devorándolas. LA BESTIA te da todo aquello que poco a poco te irá quitando, cada día de tu preciado tiempo. LA BESTIA se alimenta de tu tiempo, igual que consume el tiempo de todo lo que engulle.

La bestia

Por necesidad, tú acudes a LA BESTIA. Una bestia vestida con traje de cordero, pero que no esconde sus negras garras, ni sus afilados dientes. Garras, que se retiran por un instante, para ofrecerte el CONTRATO de tu felicidad. Desde ese momento, te toca pagar con tu vida todo aquello que LA BESTIA, en sus múltiples formas, te ha ofrecido para uso y disfrute de tu feliz camino hacia tu muerte cerebral.

LA BESTIA debora mujeres y hombres, casi con la misma facilidad con la que tu estiras la mano y quitás el capuchón al bolígrafo, para trazar ese pequeño garabato al final de TU CONTRATO. LA BESTIA crece y se alimenta de lo que ya nos vendió con anterioridad. LA BESTIA no entiende de ética, pero sí de estética. LA BESTIA no sabe de amor, pero si le hace falta, lo compra. LA BESTIA, te vende salud mientras te quita la vida. LA BESTIA camina deprisa, con la misma rapidez con la que consume tu tiempo. LA BESTIA no tiene amigos, pero para ti, los fabrica. LA BESTIA no tiene familia por eso no espera a nadie. LA BESTIA no muere nunca, por eso a todos nos mata lentamente mientras esperamos alcanzar las promesas que ella nos ha ofrecido.

¿Quién es nuestra BESTIA?


¿Por qué escribo?

“No es posible leer sin escribir, ni escribir sin leer… Nadie escribe si no escribe, del mismo modo que nadie nada si no nada.”

(Paulo Freire, Cartas a quien pretende enseñar)

Hace pocos días, hablando con una buena amiga y mejor persona, terminé contándole un poco por encima cual era mi motivación para escribir. Sí, siempre hay una motivación para algo y no siempre estuvo presente en mí la motivación por escribir y dejar lo escrito abierto a la lectura para otras personas.

Quizás, como muchas otras personas, comencé a escribir simplemente por volcar muchos de mis sentimientos en un papel, por contarme a mí mismo aquello que no sabía como expresar para los demás. Mi despertar a la escritura pública, está menos relacionado conmigo mismo y mucho más con una conciencia de ser y estar siendo parte del mundo que compartimos.

No escribo para agradar, ni tampoco para comprobar como llegan mis pensamientos a otras personas. Escribo para, de alguna forma, dejar una huella de aquello que voy viviendo. Escribo para buscar el intercambio de ideas, pero también para no dejar que todo aquello que experimento en mi practica diaria o en mis lecturas cotidianas quede apresado entre los muros de mis pensamientos internos.

Escribir

Si como persona, escribir se convierte en una forma de estar formando parte del mundo y de un intercambio de ideas, como profesional de la educación, escribir se convierte para mi en un deber. Se convierte en el deber de dejar escrita parte de una historia, una historia vivida por mí, pero también por otras personas en las prácticas educativas en las que estamos inmersas. Una historia que cuenta multitud de pequeñas historias, de distintas prácticas. Una historia que cuenta los aciertos, pero también los fallos y las soluciones encontradas. Una historia que nace con la intención de contagiar a otras personas el amor por actuar en al ámbito de la educación social, pero que no busca ser ejemplo a seguir, sino un diálogo para construir.

La escuela, al menos la que yo viví, me enseño a escribir solo para reproducir textos. Me enseñó a escribir separando esta practica de la de leer, y me enseñó a leer olvidando la importancia de escribir. Quizás, y tengo la esperanza de que actualmente así sea, la escuela debería ser ese lugar donde aprendiésemos la importancia de dejar nuestras propias historias escritas. Donde leer y escribir, dejen de ser dos prácticas separadas, donde leer ocupe el lugar central del conocimiento, para dejar paso a la importancia de escrbir para conocer. Donde descubriésemos la importancia que puede adquirir escribir, para que quizás en algún otro momento, cualquier persona pueda dialogar con nuestras palabras.

Para actuar en la sociedad, para poner en marcha proyectos y practicas de acción social transformadora, acudimos a los ejemplos de otras personas. Ejemplos que nacen de la practica personal y colectiva, pero que se plasman en libros, videos, blogs, páginas webs… Sin embargo, nos olvidamos, o más bien no nos sentimos con la seguridad suficiente, de pensar que nuestra propia practica pueda servir a alguien para aprender, para informarse, o simplemente, para entrar en debate con nuestras ideas y prácticas personales y/o grupales.

Por eso escribo. Por la conciencia social, política y personal que me dice que debemos ser testigos vivos de aquello que hacemos. Por la convicción de qué tenemos la obligación para con la sociedad de dejar huella, no solo en las personas con las que compartimos y trabajamos diariamente, sino también con aquellas que algún día puedan estar buscando, igual que todos/as lo hemos hecho, una pista para comenzar su camino en el ámbito de la acción social.

¿Y tú por qué escribes? ¿Por qué no escribes?


A %d blogueros les gusta esto: