Archivo de la categoría: música

Que no te roben la juventud…

Un año más vuelven. No vuelven donde nos tiene acostumbrado aparecer, pero vuelve con sus letras y sus críticas mordaces. Ahí dejo la última cuarteta del popurrí de los ladrones, una vez más Juan Carlos Aragón es capaz de sacarse letras que ponen los vellos de punta…

“Que lo de menos es morir, lo que importa es cómo vivas.

La vida no vale nada si no la vives como tu quieres.

La libertad es lo mismo que Dios, otra palabra vacía

que se la roban al pueblo los profetas y los reyes..

Si los dineros te roban los buscadores de oro…

Si no resiste el corazón nunca más de dos amores…

que no te roben la juventud, que es el único tesoro.

Que no te roben la juventud…

 

Que no te roben el camino interminable

que te queda por delante.

El mundo tiene alambradas que ponen los asesinos

y o las cortas o las saltas o te quedas sin camino

Y con la meta inalcanzada.

 

Y tú jamás en los caminos abandones

ni permitas que te roben

ese cachito de niño que llevas dentro de ti

como un hermano infinito, que sirve para ser feliz

en medio de tanto maldito.

 

Que no te roben el alma con el veneno y las alas

de los falsos paraísos que te venden escondidos

entre vidrio y bolsas blancas,

que esos falsos paraísos te entretienen

y solamente les convienen a los cabrones que nos mandan.

 

Que no te roben tus divinos carnavales,

los de la puñetera calle, los carnavales de siempre,

los que nosotros cantamos con la palabra valiente

que hace que tiemble el tirano y se divierta la gente.

No, no, no, no…

Pon tu melena mojada al viento del norte

como una bandera.

Y que se muera de envidia

al verte bailando con la primavera.

Guarda tu risa en la arena para que las penas no vengan a verte.

Desobedece y escapa,

que es lo que separa la vida y la muerte.

Ve por el mundo de frente

y toma por siempre el timón de tu nave.

Y que de tu juventud no haya nunca ladrones

que tengan la llave.

 

Yo no soy de esos ladrones que te vienen a robar.

En todo caso tú eres quien roba de mi boca mis canciones

para que no te abandone y te las vuelva a cantar.

¡Y te las vuelva a cantar!”.

(Juan Carlos Aragón, Comparsa “Los ladrones” 2014).

Anuncios

Cómo debería ser un colegio…

Que en los carnavales de Cádiz se habla de todo no voy a ser yo quien lo descubra, pero esta vez me apetecía compartir una letra que resume perfectamente muchas de esas reivindicaciones que deberían hacerse patentes en nuestra educación. Os dejo la letra de la chirigota “Contigo aprendí” del Canijo. La letra es Antonio Pedro Serrano y la música de Constantino Tovar. Que la disfrutés, más abajo tenéis el enlace al video.

“Si alguien me pregunta lo que es un colegio

no es solo un recinto lleno de ladrillo

no es el sitio viejo donde al niño dejo

ni un parking diario pá nuestros chiquillos.

Un colegio no es una prisión

con aulas que son aulas de media pensión

donde los padres pasan de tó

y no conocen ni al profesor

Un colegio de nada me vale

si es fábrica continua de seres igules

si quien se pone frente a esas criaturitas

se metió a profesor o señorita

porque era una carrera facilita.

Un cole no es un cole, nunca lo va a ser,

si desde los principios separa al hombre de la mujer.

Un cole no es un cole y nunca lo va a a ser,

si cuando hay una baja el sustituto te tarda un mes.

Un cole no es un cole y nunca lo será,

si el cole de los ricos y el de los pobres no son igual.

Y es una vergüenza ver que a esas edades

los colegios tengan dos velocidades

es una vergüenza que haya diferencias

que haya clases con más clase desde chicos

y un gobierno de mamones

con mi pasta subvencione los colegios de los ricos.”


CÁLLATE

La educación, la igualdad entre mujeres y hombres, la justicia de menores, la reforma laboral y la imposibilidad de retirar el recurso contra el matrimonio entre homosexuales. ¿Hasta dónde vamos a seguir soportando la vuelta a la política de la derecha más retrograda que solo busca contentar a los sectores más consevadores, puritanos y reaccionarios de la sociedad?

No merece la pena dar mayor reflexión a la noticia sobre la insistencia en recortarnos derechos y en esta ocasión en quitarles derechos a las personas que han tardado tanto en conseguirlos que la que hace J.C. Aragón en esta letra:

CÁLLATE

 

Cállate, guarda tu condena
en tu viejo convento
y deja los tiempos
seguir adelante.
Cállate, cállate y procura
que Dios te perdone,
que precisamente tú de maricones
has sabido bastante.
Quien en nombre de Dios
condene al amor
en la forma que sea,
ojalá que se las vea
en el juicio final;
quien condene a dos personas
por un matrimonio
tal vez sea un ministro pero del demonio.
Y quienes condenen que un huerfanito
tenga dos padres,
tenga dos madres,
pero que tenga,
mejor que no recuerde
que dentro de la Iglesia
nacían, morían,
los escondían, los enterraban,
y levantaban orfelinatos
para los que quedaban
y pagaban el pato.
Cállate, guarda tu palabra
en tu viejo convento
y deja que el tiempo
camine deprisa,
que entre santas misas,
palos y palizas
y otras violaciones de niños y grandes
tienes las manos llenas, llenitas de sangre,
y quien de sangre se llena
su alma se envenena
y se debe callar, a callar, ¡a callar!,
 y deja ya a la gente
distinta y valiente
amando a su manera,
amando a su manera.
 
Juan Carlos Aragón Becerra – Comparsa “El Golfo de Cádiz” (2005)
 
?
 

Hey you!

A veces he contado que estando en 2º de carrera le propuse a un compañero hacer un trabajo de sociología sobre “the wall” de Pink Floyd. Normalmente cuando digo algo como eso surgen risas, y es muy lógico, pero tengo la mala costumbre de fijarme sobre todo en las letras de las canciones que escucho y tratar de darles un significado. La verdad es que con el disco de Pink Floyd resultó bastante dificil, por todos los significados que cobran las letras de cada canción, sobre todo cuando las entrecruzas con las vidas de quienes las compusieron y con el reflejo de las mismas en la película.

Personalmente, creo que las canciones pueden  despertar conciencias si somos capaces de sentarnos 5 minutos a oirlas detenidamente, de ahí que para escuchar música, la mayoría de las veces trate de evadirme del mundo y centrarme solo en escucharla bien.

Seguramente una de las canciones más escuchadas de The Wall sea Another brick in the wall, con una magnífica letra y una música muy pegadiza, pero hoy quiero dejar una de esas canciones que cuando la escuchas y sobre todo cuando ves la peli te dices a tí mismo ¿qué dice la letra? (os dejo el video de las escenas de los extras del DVD que se grabaron pero nunca se incluyeron en la peli, y que me parecen mucho más impactantes que las de la propia película). Además es una canción que se encuadra bastante bien con el momento en el que vivimos, analizar la canción y tratar de darle sentido desde distintas teorías filosóficas, sociológicas, pedagógicas y sobre todo psicológicas es un ejercicio muy gratificante (aunque no os olvidéis de disfrutar de la música)  que os animo a practicar ¿qúe creéis que representa esta letra? ¿es actual? ¿quién pide ayuda?… Para terminar, la intro instrumental de 30 segundos de guitarra me precen brutales!!

Hey you (Una de las mejores letras de R. Waters)

Hey tú…

afuera, ahí en el frío

envejeciendo en soledad

¿puedes sentirme?

hey tú…

de pie en los pasillos

con los pies carcomidos

y las sonrisas caidas

¿puedes sentirme?

hey tú

no les ayudes a enterrar la luz

no te dejes caer…

sin pelear.

Hey tú…

ahí fuera por tu propia cuenta

desnudo sentado junto al teléfono

¿podrías tocarme?

hey tú…

con tu oido en la muralla

esperando a que alguien llame

¿podrías tocarme?

hey tú…

¿podrías ayudarme a cargar la piedra?

abre tu corazón…

estoy llegando a casa.

Todo fue una fantasía

el muro es más alto de lo que puedes ver

no importaron sus esfuerzos…

él no hubiera podido liberarse

y los gusanos comieron su cerebro.

¡Hey tú!

fuera, ahí en la calle

siempre haciendo lo que dicen

¿puedes ayudarme?

¡hey tú!

ahí fuera tras el muro

quebrando botellas en la sala

¿puedes ayudarme?

¡hey tú!

¡no digas que no hay esperanza para nadie!

JUNTOS NOS MANTENDREMOS DE PIE

SEPARADOS CAEREMOS…

(Roger Waters)

 


Porque lo merecen…

No hace mucho, aproximadamente 2 o 3 semanas recibí una buena crítica a este blog por parte de un compañero y amigo que conocí en Dublín, durante aquel tiempo que disfruté la beca para aprender inglés. Su crítica fue tan contundente como constructiva y me hizo reflexionar un poco, básicamente me decía que me mis reflexiones en el blog eran demasiado profundas, vamos que eran un coñazo. No tuve nada que decir, porque lleva toda la razón, a veces me apasiona tanto un tema que indago en él hasta cansarme y después trato de decir lo que ha dado de sí la lectura que hice.

Así que voy a hacerle un poco de caso y, aunque no podré dejar de poner esas entradas reflexivas, intentaré intercalar cosillas más frescas y distendidas, donde al menos recoga otras inquietudes.

Esta tarde he recibido una noticia de esas que me alegran el día. Un viejo amigo ha sacado con su grupo KRONNEN, su primer disco. La noticia para mí no era tan importante por la salida del disco en sí, sino por ver realizado uno de los sueños de este amigo, es uno de esos amigos que en determinados momentos aparece de nuevo en mi pequeño cubo de rubik, y puedo asegurar que cuando aparece es para transmitirme buenos recuerdos y darme lecciones sobre alguna que otra cosa.

Si bien es cierto que desde que ambos dejamos de trabajar juntos en aquel restaurante italiano de Granada nos hemos visto mucho menos, también lo es que no he dejado de pasar, de vez en cuando, por “La Estación” el pub donde trabaja hace años y donde se le puede encontrar para darle la enhorabuena.

Como dice la crítica que han realizado al primer disco del grupo, “si la vida fuera justa ya serían más que famosos”. Lo que conozco de uno de sus integrantes “er Peluzo” solo me dice que se merece no solo ser famoso por su música, sino que se le reconozca el empeño y el trabajo que ha venido realizando para conseguir junto a sus compañeros de grupo un disco tan vibrante como el que presentarán el próximo 14 de enero en Planta Baja.

Me encanta ver personas que como él obtienen por fin la recompensa a tanto trabajo y tanta insistencia, a una pelea por salir en un mercado discográfico que premia más la imagen, la extravagancia, la capacidad de llamar la atención, que la buena música.

Como Kronnen son muchos los grupos que se mantienen en la sombra por culpa de multinacionales discográficas que se dedican a financiar los proyectos de cuerpos 10 y caritas de ángel, o el boom de la hija o el hijo de, simplemente porque el nombre, en la música como en la televisión y la capacidad para crear polémicas significa, hoy en día, más que el trabajo constante por realizar un proyecto musical de calidad.

La música, como las películas, nos vienen empaquetadas en formatos compatibles, montados directamente para consumir y rara vez atendemos a escuchar algo que se salga de la línea marcada. Me pregunto si no será esa una de las causas de que la calidad de grupos de música rock en la élite haya caido desde los años 90. Sí ya sé, quedan grupos buenos, que aún hacen música que merece la pena, pero ¿cuántos se salen de la tónica marcada? ¿cuáles de esos grupos llegan a representar un verdadero efecto de masas?, creo que quedan pocos ¿3?, a lo sumo ¿5?. Os reto a que me digáis 10 y me calle la boca de una vez. Os reto a que volváis unos años atrás ¿los 70? ¿los 80?, no solo encontraréis 10, creo que muchos más.

Vivimos en la sociedad de triunfitos, X factor y niñitos y niñitas de cara mona. Seguro que diréis que cada persona escucha lo que quiere, ¿lo que queremos?, bueno vale, me lo voy a creer. Pero, entonces porque la inmensa mayoría de artistas y grupos de la élite no duran más de 3 años en la cima, la respuesta creo que es fácil: no trabajan por amor, por sentimiento hacia lo que hacen, esas personas permanecen fuera de la cumbre seguidas por, esos sí, otras muchas personas que sí que saben valorar el trabajo duro y la calidad de una buena música.

Me gustaría que este post fuese una especie de homenaje a aquellas personas que saben perfectamente distinguir la buena música sin dejarse llevar por las tendencias marcadas por el mercado (y aseguro que entre ellas no estoy yo, que si no me enseñan los grupos buenos no sé encontrarlos) y sobre todo que fuera una forma de reconocer que todo trabajo realizado por y para conseguir nuestros sueños tiene tarde o temprano la recompensa merecida. Mucho ánimo a KRONNEN, os lo merecéis Peluzo.


HOTEL CALIFORNIA

Voy a contaros algo… Seguro que os llama la atención el nombre de la entrada, sí, quien lo haya pensado tiene toda la razón, es el nombre de la canción, esa canción de los eagles que dice tanto con tan poco, al menos para mí. Y es que cuando escucho esta canción yo no pienso en por qué y para qué fue escrita, la letra me lleva a pensar en otras circunstancias, en otros hoteles que visitamos y de los que cuesta mucho salir sin que algo se te quede dentro de ti. Y es que cada persona tiene su propio hotel, ese lugar dentro de ti que te tiene atrapado, del que intentas huir y que nunca puedes olvidar.
Habéis pensado alguna vez en la cantidad de “hoteles” que existen por el mundo, en los que hay en vuestra ciudad. Perdonad no os he explicado que significa la palabra “hotel” hoy, aquí, en esta entrada, cual es mi “hotel california”…
Estamos rodeados de personas que viven en hoteles , atrapados en hoteles de los que no pueden salir, algunas porque la sociedad en la que vivimos premia a los que ya están arriba o simplemente solo deja salir a aquellas personas que son capaces de olvidar ese “hotel” de vivir sin pensar en lo que quedó allí dentro, otras porque les da miedo salir de ese “hotel” donde de alguna forma siguen protegidos sin tener que enfrentarse a las miradas, los odios y los prejuicios de los que nos sentimos con derecho a etiquetar.
Sí, ya lo habréis adivinado, esos hoteles son para mí los barrios, ciudades, países… en los que viven aquellas personas que son capaces de vivir felices con muy poco, que siguen aguantando las consecuencias de un mundo dominado por la economía, las injusticias, los prejucios, el racismo, el odio…
No quiero que os lleveis una impresión equivocada, mi idea no es que os apene pensar en aquellos “hoteles” porque lo único que os quiero contar es una canción “hotel california”, os quiero contar como son, que te pasa cuando entras en el hotel…
Como en la canción el hotel queda lejos, nunca pensaste en pisarlo, está allí, en la oscuridad con una luz especial que solo ven quienes se acercan un poco y se atreven a entrar. Si das el paso, si comienzas a acercarte, sentirás algo especial, es una sensación que recorre tu cuerpo, que te dice que te acerques que andes un poco más pero, a la vez te dice que no debes seguir, que no sabes adonde vas, que te da miedo lo que te espera. El corazón, la curiosidad, te harán seguir, darás el paso y cuando entres… alguien te va a recibir con los brazos abiertos, dispuesta a que conozcas cada rincón, cada lugar de ese “hotel”. Verás que hay muchas formas de vivir, que estás descubriendo un mundo nuevo, que las cosas no se ven igual desde fuera o desde dentro.
Solo hay una cosa que te pasará por la cabeza en ese momento, esa frase de la canción… “esto podría ser el cielo o podría ser el infierno”, cuidado, de esta frase depende todo lo que vivirás dentro, porque si terminas pensando que nuestro “hotel” es al mismo tiempo una cosa y otra te convencerás que tienes que seguir allí, para vivir como en el cielo luchando por salir del infierno.
Y seguirás así, viendo un lugar encantador, si sabes donde mirar; encontrando rostros llenos de felicidad, a veces de dolor, otras veces de rabia, de picardía, de pillos; rostros de personas que han aprendido a vivir la vida en forma de lucha constante y que tienen que formar una coraza de odio para evitar que les pisen de nuevo… si consigues que alguna de esas personas se abra a ti (no es difícil de conseguir) vas a conocer la realidad del “hotel”.
Hay todo tipo de personas dentro del hotel, y tienes que intentar comprenderlas a todas. A veces allí dentro se ha reproducido la sociedad en la que vivimos y muchas personas han preferido huir a su manera, copiando las conductas de quienes están fuera. Pero, hay cosas diferentes, cosas que no cambian dentro del hotel, en el hotel las personas siguen comunicándose cara a cara, hay reuniones en las noches frías de invierno, reuniones a la luz de un fuego. En el hotel las niñas y niños siguen jugando en la calle y hacen travesuras, las travesuras que siempre hicieron los niños y niñas; en el hotel importa poco como te vistas y todas las personas que viven allí se conocen, al menos se saludan.
Nuestro hotel tiene un secreto, te atrapa, te absorbe y se queda contigo por mucho que te alejes. Tendrás que ser fuerte, porque a veces, como en nuestra canción, tendrás que bailar para olvidar, olvidar cada injusticia que sabes que no podrás cambiar, olvidar cada momento en el que deseaste no estar allí o al menos no sentirte impotente por lo que ves; otras veces tendrás que bailar para recordar cada minuto, cada segundo, cada sonrisa de esperanza, cada travesura incomprendida, cada momento inexplicable. Lo cierto es que cuando sales y te alejas, aún llevas el hotel dentro de ti y algunos días, cuando te sientes solo recuerdas tus momentos allí y piensas en aquellas personitas que te preocupan, te preguntas como están, de alguna forma terminamos siendo prisioneros del hotel, prisioneros de lo que allí hemos hecho y piensas en seguir adelante para de alguna forma, algún día, tener la formula para que todo el mundo quiera entrar en esos hoteles y comprender la realidad que allí se vive.
Pero, bueno yo no soy nadie para explicarlo, porque allí, en esos hoteles hay muchas personas trabajando, algunas llevan años, algunas tienen su vida dedicada al “hotel”. Hoy solo quería que lo supierais, dedicarle mi entrada a esas personas que merecen un reconocimiento del resto, aunque presiento que tienen el mayor reconocimiento que se puede tener, el de las personas del hotel. Hoy solo quería recordar mi breve paso por uno de estos hoteles y recordar que hay muchos “hoteles” que se levantan cada día con nuestras acciones y que debemos derrumbar con nuestras prácticas.
Visitad un día uno de estos hoteles, todos podéis entrar, nunca podréis salir. Yo estuve poco tiempo, mi hotel estaba cerca y era pequeño. Pero cada día quiero correr de nuevo, entrar en él, volver a vivir experiencias nuevas, todos los días busco un momento para pensar en un nuevo hotel que visitar… solo espero poder ir pronto.
Espero que mis entradas no os aburran demasiado, os dejo la canción con sus subtítulos (por cierto, los solos de guitarra también merecen la pena):

A %d blogueros les gusta esto: