Archivo de la categoría: Viajes

Sin prisa pero, sin pausa. Nuevo blog

Bueno, esto es solo el anuncio de un nuevo proyecto de blog. Esta vez no lo hago en solitario, así es más divertido.

Se trata de un blog de caminatas, senderismo, viajes, etc, etc. En el podréis disfrutar de algunas referencias a los sitios que voy visitando o a las rutas por las que camino solo o en compañía. Sobre todo es un blog para que podáis encontrar una referencia más si algún día pasáis por aquellas zonas donde algún día estuve.

Os dejo el enlace al nuevo blog “Caminando sin prisas”

https://caminandosinprisas.wordpress.com

El nuevo blog

Espero que lo disfrutéis y sigáis nuestras rutas.

 


En 2014… No dejéis de soñar

“Cerremos estos ojos para entrar al misterio

el que acude con gozos y desdichas

así / en esta noche provocada

crearemos por fin nuestras propias estrellas

y nuestra hermosa colección de sueños.

El pobre mundo seguirá rodando

lejos de nuestros párpados caídos

habrá hurtos abusos fechorías

o sea el espantoso ritmo de las cosas

allá en la calle seguirán los mismos

escaparates de las tentaciones

ah pero nuestros ojos tapados piensan sienten

lo que no pensaron ni sintieron antes”

(Fragmento de cerrar los ojos de Mario Benedetti)

Hoy mentiría si dijese que 2013 fue un año fácil. Más bien fue un año en el que sortear obstáculos, para mantener el rumbo. Un año donde a la mayoría nos tocó aguantar las velas del barco para que los vientos y mareas no nos hicieran zozobrar. Ya sabía yo que este año que termina no iba a ser muy fácil para nadie y por eso deseaba antes de entrar en él que la salud inundase cada rincón de nuestro cuerpo para mantenernos con fuerza en la lucha.

Los 365 días del año dan para muchas penas sí. Pero, también dan para muchas alegrías, muchos encuentros, re-encuentros, proyectos, logros y, sobre todo, sueños. 2013 me dio nuevas caras para mi cubo, y me hizo aprender mucho de cada persona que encontré en el camino.

Este año he tenido la enorme suerte de enfrentarme a nuevos retos en mi ámbito profesional junto a la gente de PIDES, pero también he enfrentado retos en mi vida personal; he conocido a personas maravillosas que han conseguido situarme aún más en la peor de las realidades, personas que me han ayudado a derrumbar prejuicios, sí, esos prejuicios que nadie tiene pero que afloran recordándote que eres producto de una sociedad construida en el odio, la envidia y rechazo a lo diferente, a lo políticamente incorrecto o a lo socialmente marcado como “fuera de la norma”.

En 2013 aprendí que YO, TAMBIÉN ESTOY CONTRA EL ESTIGMA, y os animo a estarlo sin prejuicios ni dudas. El año que termina, el año que pasó, me enseñó que hay personas a las que se puede echar mucho de menos, que hay amigas que siempre están ahí, y que la distancia no es desencadenante de la lejanía.

Pero, si 2013 fue el año para mantener el rumbo, para 2014 yo solo os voy a pedir una cosa, que NO DEJÉIS DE SOÑAR. Os voy a pedir que no detengáis vuestros sueños ante nada, que seáis constantes, que sepáis que nada sucede por casualidad y que aquello que tarda en llegar lo hace con un extra de felicidad. Al fin y al cabo ¿qué es la felicidad si no la llegada de algo deseado y perseguido por mucho tiempo y entre muchas dificultades?

Así que, para este año que entra no hay más deseo que seguir soñando, porque en los sueños se forjan los cambios que todas y todos buscamos; porque mientras soñamos persistimos conscientes en la lucha de aquello que anhelamos; porque los sueños son reparadores de conciencias pero también constructores de grandes ideas.

En 2014 no solo seguiremos insistiendo, como ya decía algún otro año, en que todo cambia, sino que continuaremos nuestro viaje, “más lejos, siempre más lejos del presente que ahora nos encadena”* sin detenernos, sin ceder a la tormenta. Podrán seguir asfixiandonos nuestros gobiernos, podremos seguir padeciendo nuestras penas, pero allá en nuestros sueños seguiremos acercando un futuro distinto.

* Fragmento de la canción “viaje a Itaca” de Lluis Llach.

sueños colectivos


Te echo de menos

 

La primera vez no fue fácil

la protección no funcinaba

demasiado duro, demasiado grande…

Tú no ponías de tu parte

y yo no sabía tranquilizarme.

 

Hubo consejos: hazlo más despacio,

no tengas prisa, usa algo de ayuda…

Ya no era un niño, tenía que intentarlo.

Pasaron días, alguna semana

y tú volviste a estar conmigo allí delante.

 

Esta vez no sería igual,

creí haber aprendido, y puse cuidado

no había prisa, no había nervios

y esta vez la protección estaba funcionando…

 

Desde entonces tantas veces…

ahora todo era distinto,

la protección pasó a segundo plano

experimentamos sitios nuevos,

guardamos mil secretos, visitamos mil lugares…

 

Hoy es otra quien me da la felicidad

me enseña cosas que no conocía

me abre caminos que contigo no recorría

y escucha sueños que un día, sin tí

guardé en el olvido de mi soledad.

 

Hubo otras, ninguna igual.

Nunca hallé quien en su montura

me hiciera sentir tanta seguridad.

 

Por eso espero que de tu pausa un día

puedas volver y que contigo de nuevo

pueda encontrar montañas de ensueño,

caminos de felicidad.

 

 

Subiendo a Calar Alto

(Mi querida bicicleta aún espera a ser reparada de nuestro último accidente)


UN VIAJE DE LOCOS II

Quedaban unas 3 semanas para comenzar nuestro viaje y seguíamos adelante con todos los preparativos; diseñando la ruta, los posibles sitios donde parar…pero, esas pruebas que dicen que evalúan nuestros conocimientos (algo que dudo y seguiré dudando siempre) y un repentino ataque de ansiedad hacían que Lydia no pudiese acompañarnos a realizar nuestro Tour particular.
Jumi y sobre todo yo dudábamos seguir adelante, pero todo estaba casi preparado y finalmente creímos que cumplir aquel sueño también serviría para darle las gracias a todas aquellas personas que pusieron la ilusión en hacerlo y por distintos motivos no pudieron.
Estación de ferrocarril de Granada, era de noche, si no recuerdo mal alrededor de las 21:00 horas estábamos en la estación. Nervios, ilusión, incredulidad y muchas ganas. Nuestro equipaje: una tienda campaña de 20€, comprada hacía unas semanas y sin estrenar (aún dudo que soporte otra acampada en alta montaña); 2 sacos de dormir, uno para cada uno y sus respectivos aislantes; 1 linterna; varias latas, de atún, de patés; algo de embutido; un poco de pan; 2 cuchillos; varias toallas; cámaras de fotos; un portátil, me empeñé en llevarlo para descargar las fotos; un cuaderno y bolígrafos, así podría anotar cosillas importantes; las cosas de aseo; un mapa y lo más importante, la guía del Tour de Francia. Todo estaba listo.
Ups, se me olvidaba, pero en un viaje si llevas como acompañante a Jumi hay algo de lo que no tienes que preocuparte… ¡¡papel higiénico y agua!! seguro que eso esta en su mochila.
Por fin estábamos dentro del tren, cada uno en su camarote, camerino, habitación…¡¡¡caja de cerillas!!! así lo bautizó aquel señor que no nos dejó pegar ojo en toda la noche. Entre gritos, quejas y peleas con el revisor mantuvo en vilo a todo el tren por la ridiculez de espacios en los que teníamos que dormir.
Nuestro primer punto clave en el viaje era LLeida, donde llegaríamos después de un breve trasbordo en la Plana de picamoixons, una estación en medio de ninguna parte en la línea Tarragona-Lleida y que solo agravó el vacío de nnuestros estómagos (había que guardar las provisiones de comidas para días más alejados de las ciudades).
Era la primera vez que visitaba Lleida, de hecho era la primera vez que estaba por Cataluña y todo mi afán era demostrar a Jumi y demostrarme a mí mismo que todo lo que se habla sobre las personas de allí se basa sobre todo en tópicos. Primera lección que debíamos aprender sobre educación: es importante conocer y experimentar el contexto antes de establecer juicios que puedan convertirse en prejucios, como diría mi profesora de antropología es necesario realizar primero un proceso de abstracción para poder llegar a nuestra meta (¿tú que dices Tere?).
Nuestro primer destino en Lleida fue una panadería, donde no pudimos resistirnos a probar las deliciosas Cocas, una de vidrio y otra de pan. Primera conversación con una catalana y ¡¡oh!! si son tan amables como en cualquier otra parte de España: nos indicó donde estaba la estación de autobuses y que efectivamente de allí salían autocares en dirección a Vielha, además nos recomendó algunos lugares de los que tomamos nota (alguno de ellos lo visitamos posteriormente)
Compramos nuestros billetes por apenas 9,80€, y ya que teníamos tiempo nos decidimos a tomar unas fotos, conocer un poco la ciudad y tomar algo en un bar nacionalista catalán, que por qué lo sabíamos, porque cuando nos sentamos a pedir nos dimos cuenta de las banderas, fotos de dirigentes, insignias de CIU etc que decoraban el bar. Tras un agradable saludo en catalán nos atendiero con la misma amabilidad que la panadera y al darse cuenta que no entendíamos catalán nos hablaron en español sin problemas (vamos eliminando prejuicios).
En Lleida no duramos mucho más, esa misma tarde salía nuestro autobús no sin que antes nos hiciera un registro la policía secreta (y yo con carnet caducado). El viaje a Vielha se hizo largo, no sé si`por el tipo de carretera o por los nervios que no me dejaron dormir y me mantenían haciendo fotos de cada lugar por el que pasábamos.
12 de julio 8 de la tarde. Vielha estaba llena de turistas llegados para ver la subida del Tour a Pla de Beret el día siguiente. Aún no teníamos donde dormir, así que comenzamos a preguntar hasta encontrar una pequeña fonda con vistas magníficas, calefacción, aseo y una señora mayor muy simpática donde por 20€ pudimos ducharnos, cenar y descansar para cumplir nuestro primer objetivo del viaje: ver en vivo y en directo el final de etapa del Tor de Francia en Pla de Beret.
Estábamos en los pirineos, teníamos un objetivo, pero aún quedaban 10 días, 3031 Km por recorrer y dos etapas más a las que llegar a tiempo. Lo mejor estaba por llegar.

UN VIAJE DE LOCOS I

Hace tiempo que le debo a uno de esos amigos que tengo y que siempre están ahí, una entrada, o mejor dicho varias, contando las situaciones y locuras que nos ocurrieron en un viaje. Evidentemente puede que no sea un viaje fantástico y maravilloso, ni que estuviésemos todo el día viviendo a cuerpo de rey, tumbados y con una copa en la mano, pero a día de hoy no cambiaría aquel viaje por ninguno de los realizados y como lo prometido es deuda aquí comienza el relato de un viaje de locos.
Creo que no hay mejor fecha que esta para plasmar nuestro viaje, sobre todo porque en breve se decidirá el Tour de Francia y si algo tiene de especial este viaje es su relación con el deporte, con la educación, con la búsqueda de aventura y con los valores de compañerismo y colaboración que pueden reflejarse en un deporte como el ciclismo. Bueno JUMI, espero que te gusten las siguientes entradas del blog.
11 de Julio de 2006, nueve y veinticinco de la noche, todo está preparado para comenzar un viaje que surgió hace tiempo y que nadie sabe hasta dónde llegará o si llegará a su destino final. Una cosa está clara, queremos disfrutar, pasarlo bien, conocer lugares que nunca hemos visto y vivir una experiencia distinta y nueva.

Quedamos dos, quizás los que más creímos en la idea desde un principio o solo los que no hemos tenido ningún percance que nos evitase salir hoy camino a quién sabe dónde. Vamos algo cargados, pero todo nos parece poco y siempre pensamos que algo nos faltará, Fran o Jumi como le conocemos los amigos de Granada lleva de todo en su mochila, comida, ropa de abrigo, ropa de verano y… como no papel higiénico, si no se acordaba él yo no lo hubiese echado. Yo por mi parte también he cargado la mochila de miles de cosas, algunas dicen que no sirven y que para qué las llevo, pero mi cabezonería no conoce límites, así que el ordenador se viene de viaje con nosotros. Aparte de todo eso por supuesto hemos cargado nuestra recién comprada tienda de campaña, una tienda iglú de 17 euros, comprada en hipercor y que no sabemos si responderá a las exigencias que se nos vienen encima.

Pero, del viaje hablaremos más adelante, ahora es mejor recordar porque nos vamos y donde tenemos planeado ir.

Todo surgió un buen día en que varios amigos, estudiantes de magisterio de educación física y una amiga de matemáticas se encontraban reunidos, pasándolo bien y charlando sobre el viaje de estudios planeado por la promoción de la carrera a la que pertenecían. El viaje, al menos en principio se había planeado a islas, paisajes paradisíacos de mexico, etc, etc., es decir lo típico hoy en día en los viajes de fin de carrera.

Tres años de carrera dan para mucho, y a nosotros, no sabemos por qué, también nos habían enseñado que, siendo futuros maestros, dedicándonos a la educación en todas las facetas que nos brinda, teniendo una atracción bastante marcada por el deporte en general y quizás por respeto hacia el sufrimiento de otras personas en lugares donde se ha puesto de moda aislar a los viajeros ricos de la pobre y penosa realidad de la población, un viaje de estudios a uno de esos lugares no era la mejor idea.

Así que entre risas, discusiones y cachondeo variado surgió la idea de programar un viaje distinto, más barato, más intenso y que estuviera algo más relacionado con nuestro perfil como personas y como profesionales, una de las ideas fue viajar a Francia, en julio, coincidiendo con el gran acontecimiento del Tour de Francia y disfrutar de la llegada a París de los corredores y de los paisajes de los Alpes. Otra idea era ir al Alemania, al mundial, pero el presupuesto en este caso se disparaba un poco.

Eran ideas descabelladas, algo locas y un poco típicas en reuniones de amigos, pero que terminan por no tomarse en serio o al menos por ser olvidadas por todos y todas y no llevarse a la práctica, pero la idea del viaje a Francia tenía una singularidad especial, surgía de alguien con muchas ganas de hacerlo y que no iba a cansarse hasta conseguirlo.

Lo primero fue calcular un presupuesto mínimo, y después trabajar, trabajar y trabajar hasta conseguirlo, toda la idea surgía en Noviembre y hasta julio pasaron muchos meses en los que hubo de buscar información y planear las cosas bastante bien.

El primero en caer del viaje fue Enrique (Bisbi), tenía que trabajar en verano y las circunstancias no le permitían gastar ese dinero; tampoco tardó mucho en no ir Alberto (Nassan), era lógico, el verano es la época en que prácticamente todos los que estudiamos tenemos más tiempo para reunir algo de dinero y estar con la familia. Bueno, quedábamos 3: Lyly, Fran y yo (David).


BOSTON

Esta no era mi idea, ni esta iba a ser la segunda entrada en mi blog, pero algo como lo que estoy viviendo e estos momentos merece un espacio aquí, creo las reflexiones y otros pensamientos que tengo por ahí escritos pueden esperar su turno y dejar paso a la felicidad y la emoción del momento.

Aquí estoy, en Boston, quién me lo diría hace 10 o 11 meses, cuando muchos castillos empezaron a caer poco a poco, pero bueno siempre he dicho que no hay que rendirse, qe pelear y ser positivo es lo mejor que hay en la vida y creo que son cualidades que aún conservo.

Creo que a nadie podría describirle sta ciudad y muco menos lo que siento estando aquí, mi legada a la ciudad fue un poco extraña, una ciudad nueva 12 o 13 horas de viaje y muchos contratiempos durante el mismo. Todo comienza en Madrid, cuado llego a la pensión, iro los billetes de vuelo y ¡oh sorpresa!, el vuelo no sale a las 2 de la tarde como creía (algo muy normal en mí), sino a las 7 y media de la mañana, así qu a las 5 y media había que estar allí, primera sorpresa para mi y para mi madre que vino a despedirme. Cuando llegamos al aeropuerto nos dirigimos a sacar los billetes y… sí, otra sorpresa, el vuelo hacia Boston sale de un aeropuerto diferente al que llego en Londres (al final he llegado a la conclusión de que la culpa fue mía).

Me encanta esta parte porqe fue la más estresante peo a la vez la más divertida del viaje: Me bajo del avión en London City airport, recojo las maletas, un policia de aduanas me llama, me pregunta mil cosas en inglés que le contesto como puedo, finalmente me deja entrar, corro hacia e mostrador de información para saber como ir al otro a1eropuerto, una chica que hay allí me oye hablar algo de inglés, era española y tenía el mismo problema que yo, solo que ella iba hacia la India, ambos vamos hacia el train para llegar al otro aeropuerto, nos habían dicho una hora o así aproximadamente, vamos muy justos los dos. Sacamos losbilletes, despues de tener que cambiar dinero en libras y cuando llegamos al train… la revisora (¡que señora más simpática!) nos dice que ese train no va a London Heatrow, WHAT?!?!?!. Afortunadamente un chico que estaba detrás nos oye y nos dice que el nos indica, ¡¡bien!!, la chica que viene conmigo no para de decir “cuando coja a mi marido lo mato” jajaja. seguimos al chico, pero cuando nos lleva hacia el trasbordo se baja, empieza a andar y ni mira para atrás ¡¡¡¡qué llevamos 4 maletones!!!!, no podíamos creerlo le habíamos perdido. Nos tocaba guiarnos por nosotros mismos, así que vuelta a la carga, por suerte despues de bajar y subir dos veces más del metro llegé al aeropuerto, ella espero que también porque iba hacia otra terminal. El resto del vuelo transcurrió, por fin con normalidad.

Bueno y al fin llegué a Boston y… aún no me lo creo, esto es alucinante, pero lo más alucinante es que haberme encontrado con tres chica muuuuuuuuuuuuy locas y divertidas, que el primer día aquí me enseñaron la mitad de la ciudad y me hicieron pasar un día estupendo de otoño en Boston. Y aquí sigo hasta ahora he visti poco o no con tanto detalle como me gustaría, así que los detalles y descripciones de los sitios las dejo para otra noche con ganas de escribir aquí.


Sueños cumplidos

Barcelona. Cuantos años soñando con ir a esa ciudad en la que el modernismo invade las calles, llevo una semana aquí, disfrutando con una ilusión que se ha hecho realidad, que he hecho realidad. Hace unos años tomé una decisión que llevo a la práctica siempre que puedo y por la que lucho día a día: cumplir año tras año uno de los sueños que tengo en la vida. Ni que decir tiene que se hace dificil y que a veces piensas que no merece la pena pelear tanto, por supuesto, siempre te queda uno nuevo por hacer, pero desde aquel momento puedo decir que siempre he tenido algo que me ha levantado totalmente las ganas de seguir peleando y trabajando por lo que quiero. Bueno espero contar algún día algunos de esos sueños, pero esta vez le toca a Barcelona.

Siempre me gustó Barcelona, quizás porque la imaginaba con un ambiente especial, con ese aire a ciudad europea, con un modernismo vivo y con una hospitalidad especial.

A mí Cataluña y en especial Barcelona me atraen especialmente, nunca creí esos tópicos que constantemente inventamos de todos los pueblos que nos rodean, quizás hable sin conocimiento por el corto tiempo que he estado, pero mi estancia en Barcelona ha sido maravillosa (y el trato no tiene comparación), por eso os quiero contar algunas cosillas y sobre todo, guiaros un poco si alguna vez os da por visitarla.

Barcelona lo tiene todo, mar, sierra, y una cultura que merece la pena no perderse, tanto de día ,como de noche. Si sales a ver monumentos y arte, no te preocupes, no te van a faltar. Mi consejo, empieza por lo que menos te pueda llamar la atención (dificil es seleccionar aquí) porque cuando veas lo más conocido no querras moverte de allí.

Colón, si puedes, sube arriba, es de lo poco que no es muy caro y merece la pena ver Barcelona desde esas alturas, el puerto y la villa marítima quedan cerca, ahí se puede aprovechar el rato, no tiene desperdicio escuchar algunos grupos que tocan por allí (Univerzen).

Si subes Colón en dirección plaza Catalunya pasearás toda la rambla (“permiso para perderse”): Palau Güell, Lyceo, tiendas, actuaciones de break dance, todo tipo de personajes, fuente de canaletas, puestos de souvenirs, museo de cera, restaurantes,… y por supuesto el MERCADO DE LA BOQUERÍA, sobre este lugar mejor no digo nada (no soy nada objetivo, jejeje). Ufff, se me olvidaba en la entrada al museo de cera está el “bosc de les fades” (bosque de las hadas), por favor, entrad y sentaros detrás de la casacada, si hay poquita gente vais a disfrutar mucho.

Has ocupado todo un día y quizás no te dio tiempo a todo lo que he dicho antes (la noche tiene apartado especial). No te preocupes, si algo tiene esta ciudad es que no te aburres nunca, siempre queda algo. Por resumir, Montjuic, impresiona de día, pero la fuente de la entrada de noche es alucinante, iluminándose y creciendo su caudal al son de la música; la Sagrada Familia tiene visita obligada, que puedo contar que no se sepa; Casa milá, casa Batlló, La Pedrera… son monumentos arquitectónicos, pero eso sí cuestan su pasta; Montserrat, Tibidabo, Palau de la música y, por su puesto, Parque Güell y Barrio Gótico, no te los pierdas, porque allí verás porque Barcelona tiene algo que solo tienen algunas ciudades (Granada entre ellas).

Bueno ya está bien, preguntareis como es la marcha por aquí, bueno lo primero que he de deciros es que yo me moví por “la rambla”, así que del resto no se que decir, pero aquí… un momento la primera noche perdí un poco la cabeza, no sabía si seguía en España o había viajado a Italia, porque definitivamente el 80% de las personas eran ¡¡¡¡italianas!!!! (Yo lo bauticé Italia town).

…Nosotros de noche hacíamos lo siguiente: si teneis hambre buscas un burguer o telepizzza (de eso aquí sobran), después al bar del amigo Manolo (2×1 hasta las 12, ¡¡aprovechalo!!, también tienen flyers), despues una vuelta por la rambla consiguiendo flyers para todos sitios (entradas gratis o rebajadas), elegíamos el lugar… y gratis para adentro a esperar que se llene. Por allí están el moog, Bulevard y un poco más retirados el Apolo y el Maremagnum, por cierto si quereis antes de entrar en cualquiera probad los mojitos del rey del mojito (eso sí son caros, pero buenos).

Bueno ya paro queme enrollo mucho y cuento poco, espero no haber aburrido mucho, mañana me queda la mañana para ver Cadaqués y Port Lligat, a ver que tal.


A %d blogueros les gusta esto: